jueves 30 de June de 2022

Lorena Pujó: se necesita una ley para el reciclado de pilas y otros residuos electrónicos

por

pilas

Un problema de todos: ¿qué hacer con las pilas? Usar las recargables parece una de las soluciones más a mano, pero aún subsiste el inconveniente de qué hacer con las otras, que se acumulan y acumulan en distintos frascos, bidones y cuanto receptáculo adecuado haya en una casa.

Un tuit de Javier Ureta Sáenz Peña, actual secretario de Control y Monitoreo Ambiental en el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, atrajo también la atención de N+ sobre el tema. El tuit decía: «Estamos finalizando la exportación de las 10 toneladas de pilas de la ciudad de Buenos Aires de 2008. #Sísepuede cuando hay una política que dialoga».

Ante la falta de respuesta tanto de Ureta Sánez Peña como de otras autoridades del ministerio a la consulta de N+ para ampliar un tema que es de larga data y que oportunamente fue tratado por NOTICIAS POSITIVAS, invitamos al estudio de Radio Palermo a una experta en el tema: Lorena Pujó, magíster en Política Económica Internacional, licenciada en Relaciones Exteriores Internacionales en Ciencias Políticas, coordinadora hace unos años de campañas de Greenpeace y, ahora, parte de la consultora Línea Verde de Comunicación y Política Ambiental.

El gobierno porteño, recuerda Pujó, inició la campaña para recolectar pilas y baterías en 2008, y la intención era enviar lo recolectado a un relleno en la provincia de Córdoba, pero la comunidad cordobesa se negó a aceptarlo. Tampoco pudo transportarlo al relleno sanitario de la provincia de Santa Fe, por el gobierno de la provincia de Buenos Aires le negó el pasaje por su suelo.

En ese momento, señala Pujó, en GreenPeace estaban elaborando un proyecto de ley junto con el senador Daniel Filmus, para sancionar una ley sobre basura electrónica. Dentro de lo que se considera basura electrónica, las pilas y baterías constituyen la fracción más tóxica por sus componentes. Como en la Argentina no hay plantas de reciclado, GreenPeace propuso que se enviaran a un país que sí las tuviera para que fueran recicladas. Las empresas se comprometieron a hacerse cargo de esas diez toneladas y enviarlas, pero como Nación no les otorgó el permiso, recién en 2014 se empezó a destrabar los trámites y ahora, aparentemente, se estaría en condiciones de enviarlas al exterior. «Sería interesante», dice Pujó, «saber si las empresas, que son multinacionales, van a cumplir con su parte en el acuerdo.»

LP: -Si recién ahora se está haciendo este envío, esto pone en evidencia la necesidad de que haya una ley, si se piensa en todo lo que se siguió generando a partir de 2008, además de las 10 toneladas ya recolectadas.

N+: -Es bueno entonces recordar que este es un problema por resolver, que hay mucho más, además de estas diez toneladas de pilas y baterías acumuladas durante tanto tiempo.

-El proyecto de ley contemplaba la responsabilidad de las empresas productoras, desde que ponen el producto en el mercado hasta que este se convierte en residuo, lo que se conoce como «de la cuna a la tumba». Eso incentiva a las empresas a mejorar los diseños, a reducir los tóxicos que van a tener que tratar y para reducir también lo que se llama la obsolescencia programada.

-En otros países, estas mismas empresas, ¿se portan distinto?

-Sí, trabajan en distintos esquemas de responsabilidad del productor, en Estados Unidos, Europa. En Canadá hay una ley; en Colombia está en marcha. El año pasado, Chile sancionó una ley no solo para residuos electrónicos, sino también para envases, neumáticos. Brasil, también. es el principio en el que se está trabajando en el resto del mundo. Aquí, los distintos proyectos de ley no han avanzado en el Congreso, por distintos intereses creados. Ni desde el lado empresario ni desde el lado político se ha logrado avanzar y dar una solución a un problema que es creciente y eso se ve.

Lo ideal es que se avance en una ley. Necesitamos un marco general que establezca las condiciones de qué y cómo se recicle. Como no hay ninguna obligación de hacerlo para las empresas por el momento, no se crean centros de reciclado como hay en otros países. Además, se están tirando recursos a la basura: metales como la plata y el oro, minería urbana, es decir, kilos de oro y plata, a la basura, que se podrían reciclar perfectamente.

Todo lo que implica reciclado es una industria y crea puestos de trabajo. Una industria nueva que genera una nueva economía.