martes 25 de January de 2022

Jugar con energías limpias

por

¿Qué papel cumplen hoy los juguetes frente a una realidad que está cambiando? ¿Cómo se adaptan estos objetos pedagógicos al cambio de paradigma actual? La industria de este sector no es ajena a los avances tecnológicos y ya hay numerosas propuestas que utilizan energías limpias.

La Fundación Tierra, de Barcelona, a través de su web Biohabitat, promueve la eficiencia energética y, además, ofrece interesantes diseños para que los adultos de mañana se conecten con la energía solar. Ejemplo de esto es el Kit Solar Educativo, un juego compuesto por diferentes piezas versátiles y resistentes con las que se pueden construir una turbina eólica, dos tipos de aviones, un barco, un coche y un perro. ¿Lo más interesante? Cada una de estas creaciones realiza distintos movimientos gracias a la energía solar que obtienen con un panel solar fotovoltaico.

Los rayos solares, ¿cómo pueden ser usados y almacenados? Este interrogante es fácil de contestar gracias a la Gaviota Solar, otro juguete de Biohabitat. Su diseño permite que los más pequeños tomen contacto con los paneles solares fotovoltaicos y vean luego cómo un micro motor es alimentado por la energía limpia del sol que se transformó en electricidad. Y allí no terminan los animales solares, también hay un Saltamontes Zumbador y una Rana Solar cuya panza es un panel solar.

Para los más grandes, esta colección de juguetes propone kits para que ellos investiguen más acerca de las bases científicas y técnicas del poder del sol. Con el laboratorio solar portátil es posible experimentar sobre los efectos eléctricos y térmicos que se pueden desplegar con la energía solar. Y quienes tienen inclinaciones por la construcción no pueden dejar de experimentar con Power House, un set para armar una casa sostenible y en el que se pueden usar todos los tipos de energías alternativas que hoy se conocen.

En la Argentina, también

La cadena de jugueterías Imaginarium, de origen español, hace años que ha traído al país juguetes que ayudan a aprender a usar la energía de manera responsable.

Así, en sus locales es posible encontrar cargadores de pilas eólicos y solares, un aplicador para la canilla con el que se puede ahorrar hasta un 40% de agua, un kit de reciclaje de papel, un semillero para tomar contacto con la tierra y hasta un auto impulsado con hidrógeno.

+INFO: www.terra.org   / www.imaginarium.info