jueves 01 de October de 2020

Ciudades+B, una invitación a profundizar en su rol para el día después de la Cuarentena

El objetivo de esta campaña que se lanzó hoy es lograr que la mayor cantidad de vecinos (personas, instituciones y empresas) colaboren entre sí para hacerse cargo en su ciudad de los ODS

Avatar por

Colaboración Extrema, la campaña que llevan adelante las Ciudades+B

Colaboración Extrema es una invitación a profundizar sobre @Ciudades+B y su rol en el día después de esta cuarentena mundial, con el objetivo de lograr que la mayor cantidad de vecinos (personas, instituciones y empresas) colaboren entre sí, para hacerse cargo en su ciudad de los 17 grandes desafíos de la humanidad descritos en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

La experiencia adquirida en este camino ya trazado está a punto de ser compartida de manera sistémica como una gran hoja de ruta colaborativa por nuestros invitados especiales, en el ciclo de #NoticiasPositivasLIVE:
Leonardo Maldonado, colíder del movimiento Ciudades +B y gerente general de Gulliver; María José Ramírez, directora ejecutiva de STGO+B Chile; Delfina Zagarzazu, colíder de Edimburgo+B e impulsora de Ciudades+B en Europa, y Víctor Mochkofsky, colíder de Córdoba+B y cofundador de la Comunidad B de Córdoba, Argentina.

La idea es entonces trazar una hoja de ruta para esta Colaboración Extrema, con las herramientas necesarias para cumplirla, «en el nivel absolutamente internacional», como dice Delfina Zagarzazu. Pero ¿cuál es la definición precisa de Ciudades+B, para cada invitado?:

María José Ramírez: -Las ciudades son esos espacios urbanos en donde habita la mayor parte de la población y en los que estamos aprendiendo a convivir. Y construir ciudades cada vez más prósperas, más sustentables, más resilientes, más inclusivas, con mejor calidad de vida para todos, significa interacturar entre nosotros, colaborar entre los distintos sectores y apoyarnos como la gran cadena que somos. De manera que buscamos implementar proyectos que mejoren nuestra calidad de vida, pero haciéndolos juntos, más allá de cualquier diferencia ideológica, religiosa, étnica, etc., para construir una ciudad mejor para todos.

Delfina Zagarzazu (desde Escocia): -En Edimburgo empezamos en octubre pasado, después de haber ganado un llamado internacional desde Sistema B, con el concepto de Ciudades+B. Edimburgo es una ciudad muy interesante: se la ve como muy próspera, muy turística. Pero cuando hicimos nuestra primera reunión, lo que saltó fue la división tan marcada entre sectores y la brecha de la pobreza y la inequidad. Hay problemas que desde lo público y desde lo empresarial no se pueden resolver solos. Por eso, hemos tenido una recepción muy positiva, liderados por la Cámara de Comercio, porque sienten que deben tener una mayor responsabilidad con la ciudad, y el gran desafío es quitar las barreras entre sectores y trabajar con el concepto de Colaboración Extrema.

Víctor Mochkofsky: -Córdoba, como Edimburgo, recién está ingresando en este trabajo. El trabajo consolidado de equipo es bastante reciente, aunque cada miembro del equipo viene trabajando desde hace años. Lo que el programa Ciudades+B nos permite es alinearnos con los que comparten un mismo propósito. Empezamos a trabajar hace unos meses, y esta situación que estamos viviendo ahora nos planteó un desafío, porque jaqueó toda nuestra planificación. En Córdoba, estamos muy enfocados en el poder de las conversaciones, creemos que hay que invitar a conversar a gente de distintos sectores, con foco en las personas. Si invitamos a las personas a conversar sobre los problemas que tienen, estamos sentado las bases de esa Colaboración Extrema. El Covid19 nos aceleró la virtualización de los encuentros y ya hicimos una primera actividad por la cual estamos muy felices por la repercusión: más de 40 organizaciones de la ciudad se sumaron a convocar y a difundirla y a participar. Tuvimos asistentes de distintos sectores: del gobierno de la municipalidad, la rectora de la universidad privada más grande de la Argentina, empresarios reconocidos, un experto en ciencias sociales, un líder social que trabaja en los barrios más vulnerables. Y vimos que hay una gran avidez por tratar estos temas.

Leonardo Maldonado: -Las Ciudades+B nacen en algún sentido por las mismas razones que nacen los ODS: es un llamado de auxilio, de decir tenemos que dejar de comportarnos como usuarios de este planeta, porque somos parte de este planeta. Somos usuarios de nuestras ciudades, somos sus creadores. En la medida en que uno es usuario le da lo mismo lo que pasa con lo que usa, no nos hacemos cargo. Pero tenemos que empezar a vivir nuestras ciudades haciendo todo juntos. Cuando hablamos de interdependencia, hay una vieja metáfora, la del batir de alas de la mariposa que repercute del otro lado de la tierra: está claro que alguien estornudó en Wuhan y así estamos, la interdependencia dejó de ser algo que era una metáfora. El calentamiento global nos va a perjudicar a todos. Esta vez somos todos los que tenemos el problema. Este es nuestro planeta y esto es lo que estamos haciendo con él. ¿Cómo dejamos entonces de usar la ciudad y creamos ese mundo interconectado entre todos?

Noticias Positivas: -Llegó entonces el momento de contar qué entienden exactamente por este concepto de Colaboración Extrema al que todos aludieron ya.

V.M.: -No será fácil, pero es posible. Citando a Leonardo, es fácil trabajar con quien comparte el propósito o está en el mismo barco. Pero aquí se trata de que colaboren todos. Por eso, en Córdoba, la invitación va a ser la conversación con aquellos que piensan distinto, que están en barcos separados.

MJR: -Es un desafío más bien cultural, y de cómo nos manejamos hoy, por ejemplo, ante esta situación de pandemia y frente al futuro. Colaboración Extrema es ponernos al servicio de un bien común, intentando sobrellevar las fracturas, las barreras, las desconfianzas. Cada actor, cada vecino, cada sector, cumple un rol muy importante en salir adelante. En Chile, que vive tantas catástrofes naturales, hemos aprendido a levantarnos, tenemos resiliencia cultural, y esto es de todos los sectores, de arriba abajo y entre pares. Chile es un país resiliente y ahora es importante no quebrar esta cadena.

LM: -Hablar de que vamos a hacerlo juntos es fácil. Hacerlo es superdifícil. Ciudades+B es el experimento de hacerlo juntos y hacemos proyectos concretos en cada una de las ciudades para hacer ciudades más sostenibles en la práctica. Lo aprendido debe ser compartido con el resto, para que pueda implementarse. Cuando soñamos con salir de la cuarentena, soñamos con un planeta más amable y con gente más colaborativa y más preocupada, más cuidadosa. Eso no va a pasar por milagro. Va a pasar si cambiamos, si tenemos nuevas prácticas, nuevas maneras de operar y de colaborar, y a eso llamamos Colaboración Extrema y es lo que estamos lanzando el día de hoy, que son los Cuadernos en que mostramos casos concretos, no solamente de Ciudades+B sino de otras iniciativas, con estrategias concretas de cómo implementar esta CE. Todo el mundo lo va a poder bajar gratis, y también lanzamos la campaña de crowdfunding para que nos ayuden a terminar estos libros y traducirlos al inglés, portugués y español.

En nuestra experiencia, tener un actor preponderante no ayuda a esta colaboración radical. Lo que mejor nos ha funcionado es tener a todos los actores, de manera que nadie pueda tener el control con su agenda, sino que sea la agenda de todos. El modelo de gobernanza tiene que tener la mayor cantidad de actores posible.

MJR: Quiero destacar que los ODS son maravillosos, porque son causas que nos unen y no nos dividen. Por eso los estamos empujando porque queremos disminuir la polarización, acercar a los sectores. No hay nadie que se sienta indiferente ante ellos.

DZ: -Aquí en Edimburgo el desafío es mantener el propósito a largo plazo. La invitación que hago es a que se apliquen los ejemplos que hay en estos libros, empezando ya hoy mismo.

+ INFO: www.citiescanb.org