viernes 26 de February de 2021

En el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, campañas y documentales

Esta celebración busca promover el acceso de las mujeres y las niñas a la educación, la capacitación y la investigación en los ámbitos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas

Adriana Perez Pesce por

Científicas: en el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia,pañas como #NoMoreMatildas y documentales las incentivan para ocupar su lugar en estas áreas

MADRID.- Desde 2015, cada 11 de febrero se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, a propuesta de las Naciones Unidas, en reconocimiento al papel clave que desempeñan las mujeres en la comunidad científica y la tecnología. En este marco, la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas (AMIT) ha lanzado la campaña #NoMoreMatildas para dar a conocer el Efecto Matilda y recuperar el protagonismo de esas científicas que nunca debieron ser invisibles.

«¿Y si Einstein hubiera sido mujer? Es probable que, si Einstein hubiese nacido mujer, su apellido apenas nos sonara hoy. Y es que los méritos de sus descubrimientos se los habría llevado algún compañero de investigación o incluso su marido.«

Con esta suposición, AMIT ilustra el Efecto Matilda –denominado así por la historiadora Margaret W. Rossiter en honor a Matilda Joslyn Gage, activista de los derechos de las mujeres– y advierte sobre “la injusticia que ha relegado al olvido de forma sistemática” los hallazgos de científicas como Nettie Stevens, la primera investigadora en describir las bases cromosómicas que determinan el sexo; Lise Meitner, que investigó en radiactividad y en física nuclear;​ Marietta Blau, pionera en el registro e identificación de trazas de partículas atómicas mediante placas de emulsiones fotográficas, o Rosalind Franklin, descubridora de la estructura de doble hélice del ADN, entre muchas otras.

“Que tan pocas mujeres hayan pasado a la historia de la ciencia a pesar de que existieron e hicieron cosas muy importantes ha supuesto que menos mujeres se plantearan la posibilidad de ser científicas ellas mismas. Y eso ha supuesto un desperdicio de talento que es imposible medir pero que está ahí. Teniendo en cuenta que las mujeres son la mitad de la población y que no son menos capaces que los hombres, no sabemos hasta dónde habría llegado ya la ciencia si no se hubiese desperdiciado tanto talento y más mujeres hubieran dedicado su esfuerzo al avance del conocimiento”, sostiene Carmen Fenoll, presidenta de AMIT.

Diferentes estudios de la Universidad de Valencia y la Complutense revelan apenas un 7,6 por ciento de referentes femeninos en libros de texto de la ESO respecto a sus homólogos varones y un 12 por ciento en las citas de trabajos académicos.

AMIT tiene como objetivo conseguir una mayor presencia de científicas en los libros de texto escolares, tanto en Primaria como en la ESO y Bachillerato, desde la convicción de que, como referentes, estas mujeres serán un “estímulo para despertar en las niñas una vocación científica y contrarrestar los estereotipos que desde edades tempranas anidan en sus mentes y les dicen que ellas son menos inteligentes y dotadas para las ciencias que los chicos”.

En concreto, la campaña #NoMoreMatildas propone imaginar, a través de tres cuentos, cómo hubiera sido la vida de Albert Einstein, Alexander Fleming y Erwin Schrödinger si hubieran sido mujeres.

Las escritoras y periodistas Ángeles Caso y Carme Chaparro, y la catedrática de Química Inorgánica y presidenta de AMIT-Andalucía, Adela Muñoz Páez, firman los prólogos de relatos, que cuentan con textos de Nöel Lang e ilustraciones de Rodrigo García Llorca.

Yo también quiero ser científica

El documental Yo también quiero ser científica, que se estrena hoy, narra la historia de Jimena, una joven de dieciséis años en busca de su futuro. Entre las opciones que baraja está la ciencia, pero le asaltan numerosas dudas. María Arias (veterinaria), Laura Domingo (paleontóloga) y María Varela (física), tres científicas de la Universidad Complutense, se cruzan en su camino para, a través de su experiencia personal, relatar su vocación y la situación de la mujer en la carrera investigadora.

Iniciativa 11F

Desde 2016, la iniciativa ciudadana 11F se encarga de reunir en una agenda las actividades que conmemoran el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia y contribuyen a eliminar los estereotipos de género dentro del ámbito de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (en inglés Science, Technology, Engineering and Mathematics, STEM); fomentan las vocaciones científicas y tecnológicas en niñas y adolescentes; visibilizan el trabajo de las científicas y tecnólogas y promueven prácticas que favorezcan la igualdad de género en el ámbito científico.

En este marco, ha lanzado la campaña #Cuéntame11F en la que invita a científicas de todas las etapas, instituciones y de todas las áreas STEM a compartir en un vídeo de 3 minutos sus investigaciones a un público no especializado.

La tienda FEM, por su parte, ha creado dos camisetas en honor a las mujeres científicas con el lema “Nosotras tenemos la fórmula”, para reivindicar el papel fundamental de las mujeres en la investigación científica.

La camiseta incluye ilustraciones de Caroline Herschel, la primera mujer en descubrir un cometa; Marie Curie, quien descubrió el radio y el polonio; Ada Lovelace, que encontró el primer algoritmo procesado por una máquina; Lise Meitner; Rosalind Franklin, y Margarita Salas, quien descubrió el ADN polimerasa.

Las científicas, líderes en la lucha contra el Covid-19

Este año, las Naciones Unidas centra la celebración del Día Internacional de la Mujer y la Niña en el tema «Las mujeres científicas, líderes en la lucha contra Covid-19».

Según datos facilitados por las Naciones Unidas, en la actualidad, menos del 30 por ciento de los investigadores en todo el mundo son mujeres. Según datos de la Unesco (entre 2014 y 2016), solo alrededor del 30 por ciento de todas las estudiantes escogen estudios superiores dentro del campo STEM.

El evento, que se llevará a cabo manera virtual, reunirá a expertas que trabajan en campos relacionados con la pandemia de diferentes partes del mundo.

Según datos facilitados por las Naciones Unidas, en la actualidad, menos del 30 por ciento de los investigadores en todo el mundo son mujeres. Según datos de la Unesco (entre 2014 y 2016), solo alrededor del 30 por ciento de todas las estudiantes escogen estudios superiores dentro del campo STEM.

En todo el mundo, la matrícula de estudiantes femeninas es particularmente baja en el campo de la tecnología de la información y las comunicaciones (TIC), con un tres por ciento; ciencias naturales, matemáticas y estadísticas, con un cinco por ciento, y en ingeniería, manufactura y construcción, con un ocho por ciento.