lunes 24 de febrero de 2020

Que el futuro es hoy no es una mera frase

Redacción @notipositivas por

Cuando este editorial salga, la COP21 habrá comenzado sus encuentros, tan necesarios, tan importantes de cara al futuro de todo el planeta y de todos los que en él vivimos. De una manera extraordinaria, hay casi unanimidad –y cómo costó lograrlo- en encarar la solución al Cambio Climático, que ha dejado de ser una “sensación” o un vaticinio exagerado para transformarse en un problema de todos, incluso de los que no terminan de aceptar su existencia.

Como siempre, la naturaleza nos da lecciones de humildad. Sin embargo, casi sin darnos cuenta, hemos descubierto un comienzo de solución: Internet es ese principio de cambio, y con ella la aparición de las redes sociales para lograr la necesaria comunicación. Uno de nuestros últimos entrevistados, el diseñador y curador portugués Marcello Dantas, al hablar de la actual concepción de los museos, daba esta definición: “Cuando uno tiene amnesia, el problema no es olvidar de dónde viene, pero si olvidar hacia dónde va. Es por eso que el museo tiene un papel tan fundamental en la sociedad. Debe existir para que la sociedad pueda diseñar su futuro. Hay que entender que el museo no es un sitio donde se deban guardar cosas viejas, sino que es un sitio en donde deben estar las nuevas generaciones para poder crear el futuro”.

Hemos cambiado, pero deberemos cambiar más todavía. Quizás deberemos adoptar el cambio constante como forma de vida, para poder adaptarnos a las transformaciones que ya se vienen imponiendo con el cambio climático.

Por eso, también se habla de una nueva economía -de una economía consciente que incluya la responsabilidad social corporativa- y de empresas B.

“Aquel que te creó sin ti no te puede salvar sin ti”, escribió San Agustín. No hemos elegido atravesar este cambio climático, aunque se haya contribuido en gran medida a causarlo. Ahora, debemos crear las soluciones para resolverlo todos juntos. El futuro es hoy y ahora, y no es una mera frase.