miércoles 11 de August de 2022

Platos ricos y saludables de la huerta del Club del Progreso

por

Cerca del Obelisco y el palacio de Tribunales, en medio de la ciudad y el cemento, se encuentra un espacio verde muy interesante. En la terraza del porteño Restorán del Club del Progreso (Sarmiento 1334) hay una huerta vertical, que nutre las delicias de su cocina. Adaptando el piso de la terraza, con grandes vigas de hierro para soportar el peso, se colocaron pallets reciclados, tubos de plásticos reutilizables y tanques desechables en los que el restorán instaló su huerta orgánica y vertical.

[soundcloud url=»https://api.soundcloud.com/tracks/86441987″ params=»color=c9d300&auto_play=false&hide_related=false&show_artwork=true» width=»100%» height=»166″ iframe=»true» /]

El.Progreso.1-NOTICIAS.POSITIVASNOTICIAS POSITIVAS entrevistó, en el estudio de Radio Palermo (ver video), a Yanina Andreani, directora gastronómica del Restorán e ideóloga de la huerta, quien destacó que “es una huerta denominada vertical ya que, como el edificio del Club es de 1906, no queríamos poner demasiado peso en la terraza,. Por eso el ingeniero que asesoró la obra determinó que en lugar de poner la huerta sobre el piso la pusiéramos sobre las columnas y sobre las paredes”.

[soundcloud url=»https://api.soundcloud.com/tracks/86441981″ params=»color=c9d300&auto_play=false&hide_related=false&show_artwork=true» width=»100%» height=»166″ iframe=»true» /]

El.Progreso-NOTICIAS.POSITIVASAllí crecen frutillas, menta, albahaca, calabaza, lechugas de varias clases, limones, quinotos, cebolla de verdeo, pimientos, entre muchas otras variedades, que son utilizadas en sus platos, condimentos, ensaladas y postres. “Lo que hacemos es abastecernos, no completamente porque el restorán es muy grande, pero sí en una buena parte”.

Cabe destacar que a raíz de los tiempos de cada producto ha cambiado la planificación del menú, “nosotros, con el producto que tenemos, hacemos los platos de la carta”. Un menú estacional, como recomiendan chefs y ecologistas.

También Andreani destacó que hoy por hoy la gente parece no disfrutar tanto de un almuerzo o una cen. «Muchas veces los tiempos y el ritmo de vida no nos permiten disfrutar de las comidas y de su elaboración como deberíamos hacerlo. Por eso me pone muy contenta poder cosechar productos, llevárselos directamente al cliente y hacérselo saber. Eso pone muy felices también a los comensales”.

Un souvenir del Restorán del Club del Progreso son sus tés: de menta, de verbena, etcétera, que los asistentes se llevan, como una promesa de pronto regreso. Ah, la terraza se puede visitar, además.