lunes 05 de December de 2022

Matthew Burdine rema 3700 km en busca de una cura para el cáncer de mama

por

Octubre es el mes de la Concientización sobre el Cáncer de Mama. Por eso, NOTICIAS POSITIVAS ofrece a sus lectores una historia muy particular: la de Matthew Burdine, un estadounidense de 30 años que está aportando su granito de arena con una campaña de recaudación de fondos para la investigación del cáncer de mama.

Desde el 24 de agosto, Matthew se encuentra recorriendo en canoa los 3700 km del río Mississippi, y de esa manera también hacer una campaña de recaudación de fondos para la Fundación de Investigación del Cáncer de Mama (BCRF por sus siglas en inglés). Antes de emprender la aventura, se contactó con la fundación, cuyos fines son globales ya que otorgan becas de financiación a investigadores de todo el mundo, y armaron una página web para recibir donaciones, al tiempo que Matthew creó una cuenta de Instagram desde donde postea, cuando puede, impactantes imágenes de su viaje. Se trata de una pequeña campaña personal que busca crear conciencia e inspirar a otros a que aporten su granito de arena.

Para conocer más acerca de la iniciativa, N+ realizó una comunicación telefónica vía Skype con Matthew, desde su canoa en medio de un lago en el Estado de Minnesota.

N+: -¿Cuál fue tu motivación personal para la realización de este viaje tan particular?
MB: -Siempre quise hacer este viaje, ya que creo que cualquier viaje de larga distancia es de transformación personal. Perdí a mi madre en 2003 a causa del cáncer de mama, luego a mi abuela, y otros familiares y conocidos. El cáncer de mama es algo que nos afecta a todos. Se me ocurrió que si remaba por una causa tan importante como esta, lograría tener más energías para completar el viaje, creí que el hecho de remar por una causa me daría ese plus de energía necesario en un viaje de estas características. Entonces, me contacté con la BCRF, y con el director de Finanzas de la fundación calculamos que si mi campaña lograba recaudar 100.000 dólares, entonces con mi viaje de tan solo cuatro meses lograríamos financiar investigaciones por ocho meses.

-¿Cómo creés que podes influir al resto con esta acción personal, y qué mensaje te gustaría enviar, como hombre, a quienes tienen cáncer de mama? 
-Creo que mi acción personal puede influir a otros porque a través de mi viaje puedo llegar a muchas personas para que se interesen en la problemática y apoyen la investigación. Cada dos minutos, alguien es diagnosticado con cáncer de mama… Como hombres, todos tenemos una mujer especial en nuestra vida, ya sea nuestra madre, abuela, hermana, tía, o la mujer que amamos. Especialmente en este mes, octubre, creo que es importante aprovechar la oportunidad para donar a una causa tan importante. Todo el dinero donado va directo a la Fundación, y por cada dólar que la fundación recibe, el 91% va directo a la investigación. Entonces, 25 dólares donados implican 30 minutos de investigación, con lo cual 100 significan 2 horas… Además, la Fundación tiene objetivos globales, y de hecho uno de los investigadores que actualmente son financiados por el BCRF se llama Eduardo Cazap y es argentino.

Mississipi 3

-Contános un poco acerca del viaje. ¿Desde dónde comenzaste y hacia dónde te diriges?
-El río Mississippi es el cuarto río más grande del mundo. Nace en la frontera entre Canada y los EE. UU., en el lago Itasca, y luego recorre más de 3700 km a lo largo del país para desembocar en el Golfo de México. Comienza como un pequeño río que crece día a día hasta llegar a tener casi 1 km de ancho en algunos tramos. En cuanto al desafío, hay que aceptarlo día a día. El cuerpo y la mente comienzan a ajustarse y de repente uno llega a un ritmo, y allí comienza el disfrute… Al principio es un gran desafío, pero luego se transforma en un paseo. Como cualquier desafío, implica transformación. Creo que esa es la clave de este viaje: la transformación personal, y la transformación que puedo lograr a través de la realización del viaje para todos aquellos afectados por el cáncer de mama.

Aunque no lo hablamos con él, es bueno contar también que la madre de Matthew, Sally Astor Burdine, escribió, durante el tiempo en que fue diagnosticada con cáncer de mama y se sometió a quimioterapia, un libro inspirador en donde relató su relación con la enfermedad y cómo logró seguir adelante enfocándose en lo positivo de la vida. El libro se titula ¿Quién necesita cabello?: la otra cara de la quimioterapia (Who needs hair: The Flipside of chemotherapy) y puede conseguirse en en internet.

Un dato importante para tener en cuenta por quienes estén pensando en contribuir con el BCRF durante el mes de octubre es que gracias al aporte de un donante muy generoso, todas las donaciones que se realicen durante el mes de Concientización del Cáncer de Mama valdrán el doble.

+ INFO: www.bcrfcure.org // www.amillionstrokes.com // facebook.com/amillionstrokes // instagram.com/amillionstrokesforacure