viernes 22 de October de 2021

Gualicho, el nuevo «dino» de la Patagonia, tiene vocación de rockstar

por

Es el nuevo dinosaurio carnívoro de la Patagonia y se llama Gualicho. La presentación no puede ser más atractiva, sobre todo si se tiene en cuenta que está referida a un terópodo de unos seis metros de longitud que vivió durante el período Cretácico Superior en Río Negro, y proviene del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación.

El hallazgo del equipo liderado por el paleontólogo Sebastián Apesteguía fue publicado en el último número de la revista científica Plos One, y la presentación en sociedad se hizo en el Centro Cultural de la Ciencias (C3). Gualicho shinyae es un dinosaurio terópodo de seis metros de longitud y unos 90 millones de años de antigüedad, encontrado en un campo al borde del embalse Ezequiel Ramos Mexía, en la provincia de Río Negro.

La presentación estuvo a cargo del doctor Sebastián Apesteguía, investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y director del Área de Paleontología de la Fundación de Historia Natural Félix de Azara. Al referirse al descubrimiento, Apesteguía remarcó que “Gualicho representa un linaje de dinosaurios completamente diferente, el primero de un linaje desconocido hasta ahora en el Hemisferio Sur”.  Asimismo, aseguró que la principal pregunta que se plantea a partir de este descubrimiento “son los parentescos, ya que Gualicho posee características anatómicas de dos grupos de distintos: los abelisáuridos –por sus brazos cortos con dos dedos–  y los carcarodontosáuridos, por el resto de su cuerpo”.

_V_03603

Estuvieron presentes en el anuncio el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Dr. Lino Barañao; el presidente del Conicet, Dr. Alejandro Ceccatto; el presidente de la Fundación de Historia Natural Félix de Azara, Lic. Adrián Giacchino; y el Lic. Rubén Juárez Valieri, que se especializa en dinosaurios carnívoros y ornitisquios en la secretaría de Cultura de Río Negro. A su turno, Barañao destacó la importancia de la paleontología “como la vidriera más atractiva que tiene la ciencia para cautivar a los más jóvenes”, mientras que Ceccatto remarcó que la Patagonia “es un extraordinario laboratorio natural para los paleontólogos argentinos”.

El trabajo científico se publicó en el último número de la prestigiosa revista científica Plos One, con el título “Un inusual terópodo nuevo con manos de dos dedos, procedente del Cretácico Superior de Patagonia”. El hallazgo cobra relevancia internacional dado este dinosaurio no está ligado a los ya conocidos. Por un lado, exhibe varias semejanzas de la escápula, fémur y fíbula con el terópodo africano Deltadromaeus, de capas de la misma época aflorantes en Kem Kem, Níger. No obstante, ambos especímenes difieren en el largo y forma del húmero.

Curiosidades sobre Gualicho 

El nombre Gualicho refiere a las enormes dificultades sorteadas para poder recobrar el esqueleto y también honra a la antigua diosa watsiltsüm de los tehuelches del norte (o Gennakenna), considerada como la dueña de los animales y del viento, y materializada en los remolinos de polvo de la estepa. Al llegar el cristianismo, la diosa fue reinterpretada como una entidad demoníaca y hoy representa a la mala suerte o una maldición.

La identidad de este dinosaurio está muy ligada a la del africano Deltadromeus. Sin embargo, este espécimen tampoco ha sido confiablemente asignado a alguno de los grupos conocidos de terópodos, ya que posee características mixtas entre los dos mayores grupos de carnívoros: los ceratosaurios y los tetanuros. Con estos últimos, Gualicho comparte la forma de la mano, la que se ve fuertemente reducida y el tercer dedo se preserva apenas como una aguja de hueso, del mismo modo en que se observa en megaraptores y tiranosaurios, aunque todos ellos lo habrían adquirido en forma paralela e independiente, no por herencia de un ancestro en común.

Es posible que Gualicho sea parte de los neovenatóridos, un grupo emparentado con los gigantescos carcarodontosáuridos, los mayores dinosaurios carnívoros del hemisferio sur.