lunes 04 de July de 2022

¿En qué cambiaría tu cuerpo si dejaras de fumar hoy?

por

No importa la edad: abandonar el cigarrillo reduce el riesgo de muerte a causa de enfermedades relacionadas al tabaco. Cada hora cuenta y cuánto antes se empiece, mejor. Los beneficios de abandonar el cigarrillo comienzan a manifestarse enseguida y aumentan día a día.

Según la Dra. Claudia Paviotti, de Aca Salud, éstos son algunos de los cambios que experimenta una persona al dejar de fumar:

A los veinte minutos de no fumar, disminuye la presión arterial y el nivel de nicotina en el cuerpo al tiempo que se normalizan los niveles de oxigenación de la sangre, el pulso, la presión y la temperatura de manos y pies.

A las doce horas sin nicotina, se normaliza el monóxido de carbono en sangre. Las terminaciones nerviosas dañadas empiezan a regenerarse y el olfato y el gusto se normalizan. La rabia e irritabilidad, producto de la falta de nicotina, llega a su nivel más alto.

Durante los primeros días sin fumar, si realizaran un examen, no se detectarían rastros de nicotina y esto es así porque a esta altura, ya fue eliminada a través de la orina en un 90%.
Los pulmones empiezan a funcionar mejor. La ansiedad y ganas de fumar aumentan hasta el punto máximo que tarda dos semanas en normalizarse.

A los diez días aproximadamente, los episodios de deseo por fumar se reducen a dos por jornada.
Entre las dos semanas y los tres meses, moverse resulta más sencillo, mejora la circulación sanguínea y desaparece la tos de fumador. Durante el día, aparecerán al menos tres momentos de deseo desenfrenado por fumar. Estos episodios durarán algunos minutos pero la ansiedad hará que parezcan horas. La adicción y ganas de volver a fumar dejan de controlar al cuerpo. Se van los síntomas psicológicos por la abstinencia de nicotina tales como insomnio, ansiedad e irritabilidad. La unión entre los receptores que controlan la respuesta de tu cerebro ante la nicotina, se ha regulado y ya es normal.

Entre el primer y el noveno mes, ya no es un problema la falta de aire. Tampoco lo son la congestión, la fatiga y la falta de aliento. Los cilios pulmonares volvieron a crecer y son capaces de manejar la mucosidad, manteniendo los pulmones limpios y disminuyendo el riesgo de infecciones de ese tipo. Puede manifestarse un aumento de peso en la persona.

Al primer año, el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o accidente cerebro vascular disminuyen a la mitad del de un fumador.
Mejora la energía.

A los cinco años, el riesgo de cáncer de boca, garganta, esófago y vejiga disminuye a la mitad y el riesgo de cáncer de cuello y de ACV se iguala al de un no fumador.

A los diez años, el riesgo de cáncer de pulmón disminuye a la mitad y también disminuye el riesgo de cáncer de laringe y de páncreas.

A los quince años, el riesgo de enfermedad coronaria es equivalente al de un no fumador.

Diez razones para dejar de fumar ahora:

  • Cuidar a los suyos: porque no solo afecta la salud del fumador sino también la de quienes lo rodean
  • Reducir las probabilidades enfermedades como cáncer, infarto, enfermedad cardíaca, accidentes cerebro vasculares.
  • Lucir más joven: la piel mejora y el aspecto también
  • Recuperar el gusto y olfato
  • Eliminar la tos de fumador
  • Evitar la fatiga al caminar, subir escaleras, etc.
  • Evitar manchas en dientes y uñas
  • Mejorar el aroma del cabello y la ropa
  • Proteger la salud en general: Los fumadores se enferman más y suelen presentar menor productividad laboral.
  • Beneficio económico: quien fuma un paquete por día ahorrará $600 por mes y $7300 por año