jueves 30 de June de 2022

Educación, la única clave

por

Esta vez Noticias Positivas recomienda una película: “Entre los muros” (Entre les murs), es de origen francés y ganó la Palma de Oro del Festival de Cannes 2008. Si ya no está cartel, siempre queda el recurso de acudir al DVD para no dejar de verla, porque realmente vale la pena.

Su director es Laurent Cantet, el mismo de “El empleo del tiempo” y “Recursos humanos” (esta última, sobre las “reingenierías” de los años 90, que dejaban tendales de empleados en la calle). El protagonista y autor del libro del mismo nombre es el profesor de lengua Francois Bégaudeau (el profesor en la vida real y en la ficción, y sus alumnos son, también, muchos de sus alumnos de verdad).

¿Por qué hay que ver “Entre los muros”? Porque es un espejo en el cual mirarse, como sociedad, como padres, como docentes y como alumnos. La acción transcurre en una escuela pública secundaria, en París, en un suburbio de la ciudad, con lo cual la realidad que se ve es muy distinta de la que podría esperarse para un país del Primer Mundo. Y porque el tema de la educación nos toca a todos.

Aquí hay violencia, problemas de aprendizaje y problemas de integración, porque hay mayoría de alumnos hijos de inmigrantes extracomunitarios: africanos, chinos, caribeños, etcétera. Es un cuadro de la Europa moderna pero, con algunas diferencias, todo lo que pasa en esta escuela podría pasar en una de los barrios periféricos de la ciudad de Buenos Aires o del conurbano bonaerense.

El edificio mismo (esas paredes tan grises), y los profesores, casi resignados a perder la mayoría de las veces la batalla de la enseñanza, tienen muchos puntos en común con nuestra realidad. Y, sin embargo, hay momentos muy risueños, de camaradería, de juego, de comprensión y hasta de complicidad entre profesores y alumnos y padres.

La conclusión es altamente positiva: la educación sigue siendo la clave y la solución para todos los problemas que plantea a diario la “aldea global”. La única forma es enfrentar la realidad y saber que uno, como el profesor Begaudeau, va a cometer errores todo el tiempo en procura de que los chicos a su cargo aprendan algo entre esas cuatro paredes del título.

Porque es desde la escuela, de ese núcleo tan vital donde se concentra por un momento toda la sociedad, de donde saldrá la única posibilidad para muchos jóvenes de tener un futuro y una vida digna de ser vivida.