martes 26 de October de 2021

Entra en vigor el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares

El uso de armas nucleares queda prohibido, como lo está el uso de armas biológicas (1975), químicas (1997), las minas antipersona (1999) o las bombas de racimo (2010)

por

Desarme nuclear: entró en vigor el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares

MADRID.- El Tratado de Prohibición de las Armas Nucleares (TPAN) ha entrado en vigor el pasado 22 de enero, tres meses después de haber sido ratificado por 50 países. Se trata del primer instrumento multilateral jurídicamente vinculante para el desarme nuclear, donde cada Estado parte se compromete a nunca y bajo ninguna circunstancia desarrollar, ensayar, producir, fabricar, adquirir de cualquier otro modo, poseer o almacenar armas nucleares u otros dispositivos explosivos nucleares.

Tampoco permite el emplazamiento, la instalación o el despliegue de armas nucleares u otros dispositivos explosivos nucleares en su territorio o en cualquier lugar bajo su jurisdicción o control, entre otras disposiciones.

“Es una victoria para la humanidad. Este Tratado –resultado de más de 75 años de labor– envía una señal clara: las armas nucleares son inaceptables desde una perspectiva moral, humanitaria y, ahora, también jurídica. Pone en marcha barreras jurídicas aún más elevadas y activa una estigmatización de las ojivas nucleares aún mayor de la que ya existe. Nos permite imaginar que un mundo libre de estas armas inhumanas es un objetivo alcanzable”, afirmó Peter Maurer, presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Verity Coyle, asesora general de Amnistía Internacional sobre transferencias de material militar, de seguridad y policial, explicaba que “hasta ahora, las armas nucleares eran las únicas armas de destrucción masiva no sujetas a un tratado de prohibición mundial, a pesar de los daños catastróficos que causan”. Asimismo, advirtió que es “muy preocupante que ninguno de los Estados que poseen armas nucleares se haya sumado a este tratado”.

Materiales de información de la Conferencia en 2015 / UN Photo/Loey Felipe

El TPAN fue aprobado en la Asamblea General de Naciones Unidas en 2017 por 122 votos a favor y firmado por 84 países. Los países que cuentan con armas atómicas como Estados Unidos, Reino Unido, Francia, China o Rusia (miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU) y los países de la OTAN no asistieron a la votación de esa asamblea, no han firmado el Tratado y se oponen a este. En Europa solo han ratificado Austria, Irlanda, Malta, San Marino y la Santa Sede.

La asociación Ecologistas en Acción alertó que las potencias nucleares y los países de la OTAN deberían estar “obligados al cumplimiento del acuerdo”, y señaló la obligación de la comunidad internacional de establecer los mecanismos necesarios para que se produzca la desnuclearización mundial: “Lo contrario supone una amenaza a la seguridad mundial y a los derechos humanos”.

Entre los grupos que defienden el acuerdo se encuentra la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN), que recibió el Premio Nobel de la Paz en 2017 y cuya directora ejecutiva, Beatrice Fihn, afirmó que este suceso marca una nueva era para el desarme nuclear.

Tras la ratificación del TPAN, Fihn aseguró que su entrada en vigor es “sólo el comienzo”. Y agregó: “Una vez que el tratado sea vigente, todos los Estados parte deberán cumplir todas las obligaciones que les incumben y acatar sus prohibiciones. Los Estados que no se han sumado al Tratado también sentirán su poder y se podrá esperar que las empresas dejen de producir armas nucleares y que las instituciones financieras dejen de invertir en empresas productoras de esas armas”.

FOTO de TAPA: Humphrey Muleba