spot_img
20.9 C
Buenos Aires
lunes, abril 15, 2024
spot_img

Agua y jugos caseros ligeramente gasificados estimulan la hidratación diaria

Hace muchos años, quien esto escribe descubrió en un spa de Cancún, México, lo que le pareció una receta maravillosa: agua gasificada helada con unas rodajas de pepino dentro, para rehidratarse, calmar la sed y refrescarse. Tan simple como eso. Y tan antiguo. Como las recetas de la abuela nunca fallan, al poco tiempo “estallaron” las limonadas, los refrescos a base de agua, hojas de menta y jengibre rallado, y por supuesto los jugos energéticos que puede combinar ingredientes tan disímiles como pomelo con apio y ser aun así deliciosos.

Siguiendo esa saludable tendencia y recogiendo la tradición de los sifones caseros, se ha impuesto la costumbre de preparar soda casera y consumirla tal cual o saborizarla o convertirla en jugo de diseño.

¿Las ventajas? El agua gasificada contribuye a producir saciedad y si está acompañando una dieta para bajar de peso reduce el apetito entre comidas. Por otra parte, la variedad de sabores que permite con solo agregar unas rodas de la fruta u hortaliza favoritas, estimula el deseo de hidratarse algo que muchas veces cuesta y es fundamental, sobre todo para quienes entrenan o durante el verano.

Desde el simple hábito de cortar pedazos de fruta y colocarlos en una jarra de agua helada, hasta la realización de refrescos caseros con la ayuda de jugueras tecnológicas que abundan en el mercado, todo contribuye a una hidratación más sana.

Por ejemplo, el desembarco de la empresa SodaStream, fabricante de máquinas que carbonatan el agua se presenta no solo como un aliento a esta tendencia saludable. sino que también aporta su granito de arena al cuidado del medio ambiente y del planeta ya que evita el empleo de botellas plásticas y su desperdicio. Mediante dos conceptos clave, reducir y reutilizar, la práctica de gasificar el agua permite a los usuarios disminuir hasta el 60 por ciento de su huella de carbono –contra el 20% que alcanza el reciclaje tradicional– cada vez que producen su propia soda en lugar de comprarla, dado que una botella reutilizable reemplaza 6 mil envases descartables que demoran más de 450 años en descomponerse en los basurales.

agua y jugos gasificadosAdemás, esta práctica posibilita salvar vidas de diversas especies, dado que las latas y botellas de plástico que flotan en los océanos ocasionan un millón de muertes al año de pájaros y animales marinos.

Y los recipientes que se utilizan son libres de BPA, no están fabricados con ningún policarbonato, material o sustancia que produzca emisiones contaminantes, y aseguran un producto amigable para el medioambiente.

El agua, entonces, es un elemento indispensable para la vida y también para disfrutarla, en una alianza entre lo saludable y lo sabroso.

Patricia Melgarejo
Patricia Melgarejo
Profesora de Historia egresada de Filosofía y Letras (UBA, 1983). Periodista especializada en Moda y Belleza. Profesora de la Universidad de Palermo en la Facultad de Diseño y Comunicación (desde 2007). Profesora en MASD (desde 2014). Se desempeñó como Editora de Mujer Country, Editora Jefe de Revista Tendencia, Editora de Belleza en revista Cosmopolitan; colaboradora free-lance en revista y diario La Nación, revista Vanidades, diario Tiempo Argentino. Exposición y curaduría de la muestra “PERFUMES CAUTIVOS” (Museo de Arte Decorativo, 2000).

Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!

ESTAMOS CONECTADOS

66,201FansMe gusta
5,937SeguidoresSeguir
727SuscriptoresSuscribirte
- Aviso -spot_img

ÚLTIMAS NOTICIAS