sábado 02 de July de 2022

Emperador Akihito: ¿dice adiós tras el segundo discurso al Japón en todo su mandato?

por

Japón

Una noticia que conocimos en todos los medios y que, por supuesto, nuestra corresponsal en Japón, Wanda Sadowski, no iba a dejar pasar en sus crónicas mensuales desde el país en el que ahora reside:

«El lunes 8 de agosto, nuestro emperador, Akihito, dio su segundo discurso televisado en todo su mandato (el primero había sido luego del terremoto y tsunami de 2011).

«Akihito, de 82 años, expresó su preocupación por que su edad y su salud en el futuro no le dejen cumplir con todas sus responsabilidades, obligaciones y tareas oficiales, y de esa manera, perjudicar eventualmente a la sociedad. Si bien hoy por hoy está saludable, él ya pasó por dos intervenciones mayores, una por su cáncer de próstata, en 2003, y otra en la cual le colocaron un bypass coronario, en 2012.
«Sin embargo, en ningún momento dijó la palabra «abdicar», ya que, según la Constitución japonesa, el Emperador es sólo una figura simbólica «del Estado y de la unidad del pueblo», y no está autorizado a hacer declaraciones políticas y «una expresión directa de abdicación se interpretaría como tal».
«El mayor problema es que, en la actualidad, el marco legal no permite la abdicación de un emperador, así que se necesitaría que cambie la ley para poder hacerlo y ceder el poder a su hijo, Naruhito, de 56 años. De hecho, ese podría ser el motivo de su declaración: dejar abierta la puerta para un debate legal y que a partir de eso puedan modificarlo.
 «Japón es un país bastante conservador, que no suele modificar sus tradiciones tan fácilmente: en 2006, antes de que naciera el primer y único nieto del actual Emperador, se había debatido si una mujer podía acceder al trono; y en 2011, el príncipe Akishino, hermano menor del príncipe heredero, había pedido que se discutiera una edad de jubilación para el emperador, pero ninguno de los debates prosperó.

«Desde el ala conservadora, se ha planteado otra posibilidad: que Naruhito, el hijo mayor del Emperador, pase a desempeñarse como regente de la Corona. La opinión de la gente, según una encuesta de la Agencia Kyodo, es que casi el 86 por ciento de la gente cree que está bien que Akihito abdique, y solo el 11% prefiere que no haya modificaciones».