sábado 03 de July de 2022

Un auto eléctrico, diseñado por un argentino

por

Aunque sus costos aún son altos, cada vez más se producen autos eléctricos (en cantidad y en prototipos), lo cual permite esperar que en el futuro la electricidad será una de las energías renovables más para transitar por las calles y carreteras de una manera limpia y silenciosa.

Entre las ventajas de estos autos están el bajo costo por kilómetro (una carga completa rinde en promedio 200 kilómetros y sólo sale 2,10 pesos); su funcionamiento es más sencillo y lleva menos piezas que un auto común, lo que ayuda a prolongarle la vida útil; es 100 por ciento limpio, y no contamina. Esto último es muy importante ya que, por ejemplo, un estudio presentado por la ONG española Ecologistas en Acción acaba de marcar que el 80% de la contaminación del aire que padece Madrid se debe al intenso tránsito de automóviles, y numerosas entidades relacionadas con la salud señalan que muchas muertes tienen su base en la polución que respiramos a diario.

Diseño local

Ariel Marioni, estudiante de la carrera de Diseño y Comunicación Visual de la Universidad Nacional del Litoral, se ha convertido en el primer argentino en idear un auto eléctrico que comenzará a comercializarse este año.

Ariel participó de un concurso internacional cuyo objetivo era el diseño de la carrocería de un motovehículo propulsado por un motor eléctrico. Marioni obtuvo el primer premio con su Salamandra TriO, que será vendido por Yakey, la firma multinacional patrocinante del certamen, que está radicada en Panamá y vende sus productos en Colombia, México, España y la Argentina.

La importancia del Salamandra TriO es que posibilita el desembarco de los autos eléctricos en América latina, una región que por su desarrollo económico siempre estuvo muy lejos de ver estos autos en sus calles.

Entre las particularidades de este modelo se destaca que se carga como un teléfono celular o cualquier otro electrodoméstico. Su motor de 20 Kw necesita estar enchufado durante 8 horas y así ya obtiene la energía suficiente para andar de 75 a 90 km, según la batería que tenga.

Su velocidad máxima es perfecta para recorridos urbanos, ya que alcanza de 90 a 120 km/h; además, su tamaño es compacto (está pensado para el conductor y un acompañante) y tiene tres ruedas.

Una propuesta que respeta la ciudad, sin dejar de lado el ritmo de vida y las necesidades de sus habitantes.