lunes 04 de July de 2022

Semana Santa, una excelente oportunidad para practicar el turismo religioso

por

El turismo religioso es una nueva tendencia, reconocida dentro del turismo en general. Sin embargo, esto ya era conocido por muchos aun cuando no existía todavía la denominación.

Hace años, el antropólogo Mario Rabey me contó que, cuando él vivía en Tilcara, estudiaba las costumbres y modo de vida de los pueblos andinos, La religiosidad popular era uno de sus objetos de estudio. Pero un día, uno de sus hijos le pidió participar de la procesión a Punta Corral y acompañar a los peregrinos al Santuario de la Virgen de Copacabana, llamada la “Mamita del Cerro”, donde -cuenta la historia- se le apareció a un campesino en el siglo XIX.

La marcha, que se realiza poco antes del Domingo de Ramos, es acompañada por unas ochenta bandas de sikuris (el instrumento de viento tradicional de la zona) y alcanza hasta casi 4000 metros de altura a través de una escarpada geografía. Al regreso, llevan la imagen de la Virgen hasta la iglesia de Tumbaya, donde la están esperando los fieles en medio de oraciones.

Rabey, que era de origen judío y no creyente, realizó la marcha con espíritu científico y solidario con su hijo, pero cuando regresó, reconoció que la experiencia había sido profunda y transformadora. Compartirla lo había ayudado a comprender mejor la identidad del pueblo al que estudiaba.

En la actualidad, el Turismo Religioso es una tendencia en crecimiento. Se lo considera parte del Turismo Cultural, porque integra una oferta más amplia que la estrictamente espiritual, ya que se comparten vivencias participativas entre residentes y visitantes, a partir de la religión, la historia del lugar y su actividad cultural.

Las opciones de Semana Santa

La Peregrinación de Punta Corral exige buen estado físico ya que el ascenso puede producir apunamiento, pero es una experiencia imperdible. Al hecho espiritual se le suma la belleza del paisaje de la Quebrada de Humahuaca, con sus cerros coloridos y la pureza del aire.

Quienes no se atrevan a realizar la marcha pueden permanecer en Tilcara y conocer sus famosas Ermitas. Se trata de la recreación de la pasión de Jesucristo en gigantescos cuadros llamados ermitas, y realizados totalmente con flores, hojas, tierras de colores de sus cerros, semillas, barbas de choclo y frutos del lugar. Son obras colectivas de las que participan todos los miembros de organismos oficiales como escuelas, comisaría, correo y también particulares. El Viernes Santo se realiza la recreación del Vía Crucis.

Más al norte, a 6 km de La Quiaca y muy cerca del límite con Bolivia, Yavi ofrece otra propuesta, las Doctrinas, un sobrecogedor acontecimiento. El Viernes Santo, los peregrinos transportan a lomo de burro ramas de molle, rosas amarillas y aromas para el culto de la Pasión. Con fieles que llegan desde la poblaciones vecinas, comienza a marchar muy lentamente las “doctrinas” mientras elevan profundos lamentos que conmueven hasta las lágrimas. Al finalizar el sermón, se transporta el cuerpo de Cristo, seguido por las personificaciones de la Virgen de los Dolores, Juan Bautista y María Magdalena, mientras la procesión recita los siete dolores de la Virgen y se iluminan con faroles de papel.

En Merlo, provincia de San Luis, se puede visitar la Reserva de Mogote Bayo en donde existe un Vía Crucis que tiene 14 estaciones hasta llegar a la cruz de madera. A lo largo del recorrido se tiene una privilegiada vista panorámica al Valle del Conlara y la sierra misma. La última parte del sendero es algo exigente porque tiene más pendiente que la primera, pero se puede caminar con tranquilidad y se logra llegar sin problemas.

Los más valientes y quienes tengan más experiencia en caminar en la sierra, pueden llegar hasta la cruz más alta, la Cruz de Mogote Bayo que está en la cima de la sierra a una hora y cuarto de tiempo desde la cruz de madera (donde se encuentra la estación 14).

El recorrido está principalmente destinado a quienes tengan  experiencia en sierra, porque el sendero no está señalizado y hay que guiarse por la huella ya que la cruz de metal solo se ve 15 minutos antes de llegar.

 Tandil

Y por supuesto, la Semana Santa en Tandil, provincia de Buenos Aires, es un clásico del turismo argentino que, mucho antes de esta tendencia, ya venía realizando el Vía Crucis en el fantástico Monte Calvario –el tercero en importancia mundial– y que, dicen los entendidos, tiene una geografía similar a la que transitó Jesucristo en su Pasión. Eucaliptos, pinos y olivos enmarcan esta conjunción de arte y religiosidad.

+ INFO: casadejujuy.jujuy.gob.ar / turismo.sanluis.gov.ar / www.tandil.com.ar