miércoles 06 de July de 2022

Rodrigo Valdez: una vida dedicada a la Paz

por

Paz

El 21 de septiembre se celebra el Día Internacional de la Paz. NOTICIAS POSITIVAS es Embajada de Paz y, por esa razón, se invitó, como un anticipo de la celebración de la fecha, al padre Rodrigo Valdez, quien entró al seminario en 1991 y en 1993 fue ordenado por el entonces obispo Jorge Bergoglio, hoy papa Francisco, alguien a quien Valdez conoce muy bien.

[soundcloud url=»https://api.soundcloud.com/tracks/166269870″ params=»color=c9d300&auto_play=false&hide_related=false&show_artwork=true» width=»100%» height=»166″ iframe=»true» /]

-¿Cómo fue tu relación con Bergoglio cuando estaba en Buenos Aires?

-Bergoglio fue un buen obispo, impulsó muchos temas importantes. Motivó a los curas a trabajar con los niños y los ancianos, a estar presentes en los lugares donde hay necesidad y sufrimientos: en las villas, los hospitales, los cementerios. Él planteaba que debíamos ir a la periferia, a los lugares donde la vida está amenazada. Y ahora eso mismo lo está impulsando a nivel mundial.

-La llegada de Francisco trajo aire fresco para mucha gente, ¿sucede lo mismo dentro de la Iglesia?

-Hay de todo, hay gente que lo recibe con mucha alegría y hay otra a la que le cuesta más el cambio. El gran aporte del Papa es utilizar un lenguaje hablado en forma muy accesible y con un lenguaje gestual muy importante. Los gestos son lo más importante de él. Se detiene, mira, sabe acariciar y abrazar. Lo mismo sucede con la austeridad con la que él se maneja. Es un gran comunicador.

[soundcloud url=»https://api.soundcloud.com/tracks/166269889″ params=»color=c9d300&auto_play=false&hide_related=false&show_artwork=true» width=»100%» height=»166″ iframe=»true» /]

-Estuviste desde 2006 a 2013 en Roma y ahora volviste a  Buenos Aires. ¿Qué es lo que ves?

-Estoy en una parroquia de Colegiales que además tiene un colegio parroquial por lo cual tenemos mucho contacto con las familias. Por otro lado, atendemos pastoralmente  los sanatorios Colegiales y Fleming. Allí vamos muy seguido y tenemos contacto con el sufrimiento y la enfermedad, sobre todo en el Fleming que es oncológico. La parroquia tiene una realidad muy amplia.

«Construir paz»

-¿Cómo te parece que se puede construir una Cultura de Paz?

-Yo creo que el punto de partida es saber ver y valorar lo bueno del otro, sobre todo aceptando la diversidad. Juntar lo diverso. Podemos hacer cosas juntos aunque pensemos distinto. La paz no tiene nada que ver con disimular la diferencia, tiene más que ver con la tolerancia… que es aceptar las diferencias. No somos todos iguales, pero nadie es mejor que el otro. Hay que generar una cultura de diálogo, de encuentro.

-¿Crees que las acciones del Papa contagian a otros sectores?

-Crear este tipo de cultura lleva mucho tiempo, pero creo que el Papa Francisco abre puertas y ventanas, y genera inquietudes. Su papel es muy bueno.