viernes 03 de julio de 2020

Días agitados y de conciencia cívica dan una plaza llena con una sola consigna: #NiUnaMenos

Redacción @notipositivas por

#NiUnaMenos

AMB: – Hemos tenido unos días agitados desde el punto de vista ciudadano muy buenos..

GM: -De conciencia cívica, ¿no es cierto? Pareciera esta una expresión añeja, antigua, pero evidentemente hay ciertos valores que hay que rescatar. Yo tengo la impresión de que, muchos siglos después, estamos volviendo a empezar. Volviendo a empezar por razones imperativas, que son, por ejemplo, en el tema de la sustentabilidad estamos tratando de recuperar ciertas formas de tratar a la Tierra, de tratar a nuestra casa que son ancestrales, pero que demostraron que eran las únicas que valían, porque hemos destruido mucho… De la misma manera, estamos recuperando, o tratando de recuperar ciertos valores y construir nuevos.

Hubo una movilización muy grande el miércoles 3/6, hubo mucha gente en la calle en la ciudad de Buenos Aires, en la plaza del Congreso y convocada por mujeres que dijeron BASTA. Como decía el tuit de Marcela Ojeda: “Nos están matando a TODAS”. Así surgió el #NiUnaMenos. Y vamos a hacer memoria: el 26 de marzo, NOTICIAS POSITIVAS habló con Hinde Pomeraniec, y en ese momento el #NiUnaMenos era una consigna que había surgido de un grupo de ciudadanos, periodistas, artistas, gente de las organizaciones de la sociedad civil que, conmovidos por las muertes cada vez más frecuentes de mujeres, se reunieron en la Plaza del Lector, un grupo de 200 personas.

El 3 de junio, hubo miles de personas, concentradas en la plaza Congreso, pero que llegaban hasta la avenida Corrientes. Además, en todas las ciudades importantes del país, y en Uruguay, Chile, México, Perú y Colombia, se hicieron marchas similares. Se habló en contra de la violencia de género, que yo creo que excede largamente esa denominación, porque cuando hablamos de la violencia contra la mujer, estamos hablando de la violencia contra nosotros mismos. Porque la mujer es, junto con el hombre, la base constitutiva de la sociedad. No podemos ir contra la mitad de nosotros mismos.

AMB: -Mientras se desarrollaba esta marcha, N+ estuvo conversando por teléfono con Max Gulmanelli, subsecretario de Gestión Educativa y Coordinación Pedagógica del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, porque pensamos, y el programa pasado hablamos del tema educación -también las Naciones Unidas en un tuit lo destacaron-, el rol de la educación justamente para este tema, el de la violencia. Es decir, la violencia no viene de ningún lado: tiene que ver con tu hogar, con tu educación, con el tiempo que pasás en la escuela, con los pares, con la convivencia, con la capacidad de empatizar con el otro, de hacerse cargo, de no mirar para otro lado. Tiene que ver con muchas emociones y, fundamentalmente, con la educación. ¿Qué se puede hacer desde la educación? Esto nos decía Max Gulmanelli:

MG: -Las escuelas son la síntesis de nuestra sociedad. En ellas están nuestros hijos, los hijos de los dirigentes políticos, de los periodistas, del comerciante, del emprendedor, del colectivero, del laburante. Ahí está sintetizada la convivencia social… Y uno de los grandes objetivos de nuestro sistema educativo ha sido siempre el de la escuela como un lugar de formación ciudadana.
Y este término, que con nuestro papa argentino se puso tan de moda, “la cultura del encuentro”, cobra mayor importancia hoy. Creo que el programa ABC trae eso: el año pasado, en una presentación se le pedía a un chiquito, de 4 años aproximadamente, que sintetice en una frase qué había sido para ellos el ABC. Y el chico decía: “Me sentí visto”. Esa capacidad de encontrarse con otro, de sentirse descubierto, de descubrir la identidad, creo que es una enorme oportunidad. Tiene que ser la magia de la escuela todos los días. Que los chicos en la escuela se sientan vistos, reconocidos, y que sientan que tienen las condiciones para un pleno desarrollo. Creo que tenemos que volver a enamorarnos de la educación, ABC nos ayuda a abrir la ventana, a llevar frescura a nuestro sistema educativo todos los días, pero fundamentalmente debemos volver a recuperar la mirada de los chicos, y a tener una fuerte creencia y confianza en todo lo que ellos pueden. Desde el mundo adulto, nuestra obligación es poder generar las condiciones para que los chicos se puedan desarrollar. Y en eso la escuela es clave.

AMB: -Recordemos que ABC es el programa del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que debe su nombre a las palabras “Arte, Bienestar y Creatividad”, y es uno de los primeros programas importantes en rango de institucionalidad diría yo, que se está trabajando hace tres años en equipo con la parte privada, las ONG y el gobierno. Intervienen, entre otras, la Universidad San Andrés, la ONG Crear Vale la Pena, y la Red Latinoamericana de Arte y Transformación. Es muy importante esto, Graciela, porque la escuela es un espacio en el que hay que recuperar lo que se ha perdido, e innovar donde se necesite, porque es un espacio que, como decía Max, es la síntesis de la sociedad.

GM: -Me gustaría recordar por qué se hizo la convocatoria de #NiUnaMenos también: no fue solamente para mostrar apoyo y la presencia física de la gente. Se presentaron cinco puntos para reclamar, entre otras cosas, la implementación, con recursos y monitoreo, del Plan Nacional para la Acción, Prevención, Asistencia y Erradicación de la violencia contra las mujeres. En definitiva, lo que hace falta es un rol más activo por parte del Estado, porque las palabras son muy lindas, pero lo que se necesita fundamentalmente son recursos y voluntad estatal para implementar las leyes.