viernes 07 de agosto de 2020

Vientos de cambio

Redacción @notipositivas por

El «Ecotricity Greenbird», conducido por el ingeniero inglés Richard Jenkins, ha instaurado recientemente un nuevo récord de velocidad terrestre para los vehículos impulsados por el viento. Superando el logro previo de 116 millas por hora, establecido hace diez años por el conductor americano Bob Schumacher en el Iron Duck, el Greenbird alcanzó la asombrosa cifra de 126,2 millas por hora.

El vehículo es conducido puramente por el flujo de aire sobre su vela vertical. Logra esta velocidad notable gracias a su diseño de avanzada, que utiliza una combinación de tecnologías de aviación y de Fórmula 1.

El nombre del Greenbird proviene de la serie de vehículos Bluebird, con la cual Donald Campbell hizo historia con sus récords mundiales en la década del 60. En ese entonces, los combustibles fósiles no escaseaban, y el mundo aún no se había dado cuenta del impacto de su uso en el clima.

Ecotricity, socio del proyecto, es la mayor empresa de energía verde en el Reino Unido. La compañía está orgullosa del significado simbólico del récord, en estos tiempos en los que ya no podemos darnos el lujo de depender de combustibles fósibles para satisfacer nuestras necesidades energéticas.

En el amanecer de la «Era de Energía Renovable», Ecotricity se especializa en promover el potencial de la energía de recursos eólicos para impulsar los autos eléctricos del futuro. «La mitad del total del combustible producido en la actualidad se destina al transporte, y tres cuartos de esa mitad es consumida por vehículos terrestres», declaró la compañía. «Hemos sido pioneros en el campo de la energía renovable, y nos consideramos capaces de encargarnos del transporte después de eso.

«Cómo tratar los residuos del petróleo es uno de los temas que debemos enfrentar. Creemos que la respuesta son los autos impulsados por el viento. Nos encanta la innovación y la energía eólica en todas sus formas, por lo que el Greenbird resulta para nosotros un mensaje muy serio, envuelto en una forma bastante chistosa».

La meta del equipo, ahora que han alcanzado el récord de velocidad en tierra, es ir por el doble y romper el récord sobre hielo también. Planean hacer el intento el próximo invierno.

Nota original en inglés en Positive News UK en: www.positivenews.org.uk
Traducción: Wanda Sadowski

+ INFO:www.greenbird.co.uk

Richard Jenkins and the Ecotricity Greenbird