domingo 23 de January de 2022

Steven Faerm: “Hay que educar a los jóvenes diseñadores, pero también a los consumidores”

por

[soundcloud url=»https://api.soundcloud.com/tracks/42785175″ params=»auto_play=false&show_artwork=true&color=ff7700″ width=»100%» height=»166″ iframe=»true» /]

“Nosotros no somos diseñadores de ropa, somos diseñadores de moda”, aclaró en el comienzo de una charla abierta el profesor Steven Faerm, sobre “La creatividad en las colecciones”.

En el marco del fortalecimiento de sus vínculos internacionales y su renovada relación con la industria de la indumentaria, la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo (UP), invitó a este distinguido profesor asistente y coordinador del Fashion Design Program en la Escuela Parsons. Egresado de la misma institución, se desempeñó como colaborador de Marc Jacobs y Donna Karan, hasta que su interés lo fue llevando al ámbito de la docencia. En su activa estadía en Buenos Aires se reunió con profesores, graduados y alumnos de la UP para hablar de creatividad, los nuevos contenidos y las estrategias en la enseñanza de la moda. Además, dio notas a los medios, entre ellos a NOTICIAS POSITIVAS. En la entrevista, pudimos hablar de moda y sustentabilidad, y de los nuevos desafíos que se plantean a la educación no solo de las jóvenes generaciones de diseñadores, sino también de consumidores.

“Si pensamos en nuestros alumnos de cinco años atrás, había dos o tres que en sus colecciones finales tocaban el tema de la sustentabilidad. Hoy tenemos un curso específico sobre este aspecto y, no sólo eso, también hay secciones específicas para las que hemos contratado a un experto, que es Timo Rissanen. Allí, no solo abarcamos el tema de la moda sustentable y filtramos todo lo que es sustentable en nuestros planes de estudio, sino que también pensamos en compartir esta concientización con las otras instituciones que se dedican al diseño. No queremos que la sustentabilidad sea una tendencia sino que se convierta en una parte intrínseca de la construcción del diseño”, explica Faerm.

-¿Cuáles son los materiales que mejor se adecuan a este concepto de sustentabilidad?

-Es interesante, porque si tomamos el algodón, tal vez el material más usado en todo tipo de indumentaria y en todo el mundo, más allá de la edad y la demografía, tenemos un rango de precios que va desde un traje de 5000 dólares hasta una remera de dos dólares. Acá vemos no solo cómo se produce la ropa sino también el material.

-¿Qué nuevos desafíos plantea a la educación el diseño de moda, además de esta nueva problemática ya mencionada?

-Es “la pregunta”, es compleja y dado que hay tantos desafíos, creo que recién ahora estamos comenzando a hacer lo correcto, dirigiéndonos a las generaciones jóvenes. Con ellas, el abordaje no solo será sobre diseño y sustentabilidad de una manera consciente, sino que ya tendrán este concepto incorporado: esto tendrá que surgirles de un modo natural. Implica cuestiones sobre la duración de las prendas, la ética –tema que por ahora dejamos aparte-; creo que el enfoque sobre las generaciones jóvenes es lo más importante y a medida que la sustentabilidad se vaya convirtiendo en un tema más prevalente, vamos a ir desarrollando más expertos que permitirán educar a más cantidad de personas.

También creo que otro tema importante es la reeducación del consumidor. Si pensamos en un vestido que podemos comprar hoy en los Estados Unidos, que cuesta 10 dólares, y mandarlo a la tintorería cuesta 15 dólares, entonces la tendencia va hacia cada vez más consumismo. No desarrollamos ningún vínculo emocional con las prendas. Una de las cosas que tenemos que lograr a través de la educación es justamente lograr ese vínculo emocional con la ropa, y no que la gente compre porque es más barato hacerlo que retener una prenda.

Vivimos en un mundo donde el nivel de sofisticación de la gente es tan alto que, entonces, el hecho de conocer el proceso, la historia detrás del diseño, va a permitir establecer ese vínculo del que estamos hablando. Uno va a comprar un artículo porque está relacionado con todo ese proceso, y creo que la sustentabilidad es una parte fundamental de esto, además de ser una herramienta de marketing importante.