martes 18 de septiembre de 2019

Desde Grecia, la «Odisea» y un taller de arte y filosofía en un contexto diferente

El fotógrafo internacional Spiros Poros, de origen griego, contó la historia de Argos, el fiel perro de Ulises que aparece en la "Odisea", a los chicos y los padres de villa La Garrote, en Tigre

Avatar por

El arte y la filosofía nunca están lejos de la gente; es más, es la misma gente la que puede hacer arte y filosofía en los contextos más diferentes. Y eso fue lo que demostró el fotógrafo de origen griego Spiros Poros, de larga trayectoria internacional, semanas atrás, en el ámbito de villa La Garrote, en Tigre.

Rodeado de chicos y padres, en el galpón de la cooperativa Juntos Podemos, liderada por un grupo de carreros, Spiros Poros narró una de las historias más conmovedoras de la Odisea, el poema de Homero sobre las aventuras de Odiseo (Ulises, para los romanos) y su tripulación, luego de la caída de Troya. Ulises había dejado en Ítaca, su hogar, a su mujer y su hijo, y también a Argos, su perro fiel, que lo esperó todo el tiempo que su dueño tardó en volver al hogar, y que fue el primero que lo reconoció.

La fidelidad de Argos fue fácilmente reconocida por el auditorio, en sus propios perritos, que fueron después, al finalizar el taller el motivo de numerosas fotografías, con la dirección magistral de Spiros Poros, por supuesto.

Spiros Poros: -Este encuentro por supuesto que genera emoción, pero a mí me gusta analizar con lógica las cosas. A veces creemos que vamos a un lugar a ayudar a la gente y es esa gente la que nos ayuda a nosotros. Con mi experiencia y mi carrera, tuve la oportunidad de estar en La Garrote, de intercambiar ideas y ver el mundo con otra mirada. La filosofía es eso y con los chicos empezamos algo que es muy importante, para nosotros y para ellos y eres parte de este proyecto.

N+: Cuando contaste la historia de Argos, de la Odisea, a los chicos: la historia de un perro, y eso en la Argentina tiene mucha importancia, porque hay muchos animales sueltos y eso se ve muy bien en la villa, en donde no siempre se puede cuidarlos bien.

-Historias como la de Argos en la Antigua Grecia tienen mensajes, son una guía para la vida, de cómo actuamos. Aquí, en la villa, no están expuestos a estas historias, pero fue muy lindo contárselas y les gustaron. Así pueden ver el mundo con ojos diferentes.

-Y cuando terminaste de contar, los chicos desaparecieron y volvieron todos con sus cachorros, con sus perros. Quedó claro que habían comprendido la consigna a partir de tu relato.

-Estas historias les ayudan a entender mejor el mundo, conectan con sus valores.

-También vas a dar talleres de arte y filosofía en la Sociedad Helénica.

-Estoy muy orgulloso de estos talleres, son una creación mía, podríamos decir, entre filosofía y fotografía. Hoy, que todos estamos tomando fotos con nuestros celulares, todos somos fotógrafos y todos somos modelos, sin pensar mucho en por qué lo hacemos. Nos gusta el color rojo y lo fotografiamos. Pero lo importante es pensar en por qué tomamos esa foto o tener una idea y pensar en expresarla con una foto.

Estos talleres se plantean como un diálogo entre la gente y yo, que va a ayudar a pensar y a intercambiar ideas y ver cómo cada uno lo traduce en fotos.

-Esto ya lo has hecho en otros países también. Pero viéndote en La Garrote, ayudando a los chicos a usar la cámara que llevaste, debe de ser muy distinto.

-Probablemente estos chicos nunca habían visto una cámara. Sí en el teléfono celular, pero no con cámara. Estaban muy interesados y superconectados. Algo que fue diferente, y cada cosa que es diferente los ayuda.

-La cámara que usaste también era una cámara especial.

-Es una cámara de plástico y analógica, con una técnica que se llama lomography, que da resultados no muy controlados, pero que puede ser algo muy bonito. Y fue toda una experiencia porque ahora casi nadie usa una cámara analógica.

Toda la propuesta, a la que contribuyeron con sus productos las empresas Cocu con sus panes artesanales y Distinto Tiempo de Nito Mestre con su aceite de oliva, fue para los chicos y para el programa Barrio Limpio que impulsa la ONG Proyectar.