lunes 25 de October de 2021

Día Internacional de la Lucha Campesina: por una Europa con más personas campesinas

La agroecología y más agricultores con tierras como respuesta al gran reto del cambio climático

por

Europa necesita más personas campesinas para asegurar la biodiversida, la inclusión social y el desarrollo rural y así hacer frente al cambio climático

MADRID.- En una carta firmada por organizaciones de personas agricultoras, académicas y entidades ecologistas, entre las que se encuentra Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción y Mensa Cívica, la Vía Campesina, un movimiento internacional que reúne a millones de personas campesinas, agricultoras pequeñas y medianas, juventud y mujeres rurales, indígenas, migrantes y personas trabajadoras agrícolas de todo el mundo, ha solicitado a las instituciones “Una Europa con más personas campesinas”.

El escrito dirigido a los representantes de la Comisión Europea, el Parlamento y el Consejo Europeo, pide una revisión de su política comercial para “asegurar el desarrollo de políticas públicas que mejoren los sistemas alimentarios en materia de calidad, seguridad alimentaria, sostenibilidad ambiental, inclusión social y desarrollo rural”.

En el Día Internacional de la Lucha Campesina, fecha en la que se conmemora la masacre de 21 campesinos sin tierra en 1996 en Eldorado dos Carajás, Brasil, mientras se manifestaban a favor de una reforma agraria integral, Andoni García Arriola, miembro del Comité de Coordinación de la European Coordination Via Campesina (ECVC) advierte que “no es posible preservar la biodiversidad, hacer frente al cambio climático y al mismo tiempo alimentar al continente con alimentos frescos, sanos, locales, nutritivos y seguros, mientras que las decisiones políticas de nuestras instituciones impulsan modelos basados en el agronegocio y la productividad por encima de la salud y la sostenibilidad”.

En esa línea, Morgan Ody, también miembro de ECVC considera que la Unión Europea debe “apoyar más a las pequeñas y medianas explotaciones e impulsar la incorporación de más campesinos y campesinas a la agricultura europea a través de medidas concretas en el Pacto Verde, en las Estrategias ‘De la granja a la mesa’ y Biodiversidad y en la Política Agrícola Común (PAC) y dejar de favorecer la agricultura industrial a gran escala orientada a la exportación”.

El papel crucial de la agricultura campesina

La asociación ecologista Amigos de la Tierra recuerda el papel crucial de la agricultura campesina, la agroecología y la soberanía alimentaria para abordar algunos de los problemas mundiales más acuciantes y pone de manifiesto cómo las medidas políticas adoptadas a nivel nacional y global frente a la Covid-19 siguen teniendo un impacto negativo en el sector agroalimentario, en la vida de los campesinos y campesinas y, por extensión en millones de personas en todo el mundo.

“La agricultura campesina es esencial para abordar las crisis que enfrentamos y el devastador impacto que la pandemia está teniendo en el sector supone un peligro para miles de millones de personas en todo el mundo”, ha alertado Andrés Muñoz, responsable de Soberanía Alimentaria de Amigos de la Tierra.

Y agrega: “Un número cada vez mayor de personas están teniendo que reducir la cantidad y la calidad de los alimentos que consumen. Se calcula que dos mil millones de habitantes del planeta, el 25,9 por ciento de la población mundial, no tiene en la actualidad acceso regular a alimentos nutritivos y suficientes. Si cada vez hay más personas con menos acceso a una alimentación sana y el campesinado se encuentra en una mayor situación de precariedad y vulnerabilidad, el problema está claro: las políticas alimentarias no están defendiendo los intereses de las personas.”

Amigos de la Tierra considera que las políticas y acuerdos nacionales e internacionales van en dirección contraria a lo que este sector necesita. En ese sentido, critica la negociación que la UE ha mantenido sobre el Acuerdo comercial con los países del Mercosur.

“La emergencia alimentaria propiciada y acelerada por la pandemia parece marcarnos el camino a la necesidad de una apuesta decidida hacia sistemas alimentarios locales, que deben ser apoyados por los gobiernos municipales, estatales y supranacionales, como la UE. Es el momento de prescindir de acuerdos comerciales como el de la UE-Mercosur y apostar decididamente hacia una transformación radical y urgente de la forma en que se producen y distribuyen los alimentos. Los apoyos económicos, como los de la PAC deben ir en esa línea. No hay más tiempo que perder, vivimos una emergencia sanitaria, social, climática y medioambiental sin precedentes que requiere respuestas comprometidas con el planeta, con las personas campesinas y con el conjunto de la sociedad”, advierte Muñoz.

Las promesas hechas en el marco del Acuerdo de París

La agricultura a pequeña y mediana escala sigue siendo una de las prácticas más desarrolladas en Europa. Según los informes publicados en 2015 y 2016, el 97 por ciento de las granjas europeas eran de una extensión menor a 100 hectáreas y el 69 por ciento, de menos de 5 hectáreas.

La Vía Campesina pide a la UE que deje de favorecer el modelo de producción agrícola industrial a gran escala que perjudica a las pequeñas y medianas granjas, y cumpla con sus promesas en el marco del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático, los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Undrop, aplicando la PAC, el Pacto Verde y, en particular, la Estrategia de Biodiversidad, la Estrategia «De la granja a la mesa» y la Ley Europea del Clima.