martes 07 de julio de 2020

Para Gonzalo del Castillo, «los jóvenes son el cambio»

Redacción @notipositivas por

Desde el 14 y hasta el 24 de marzo se está llevando a cabo el VI Foro Mundial del Agua en el Parc Chanot-Palais des Congrès et des Expositions de Marsella, Francia. El agua, elemento vital para la supervivencia, es el tema principal del foro, que cuenta con más de 100 oradores y 150 nacionalidades representadas.

El argentino Gonzalo del Castillo es coordinador del Movimiento Agua y Juventud y uno de los 10 jóvenes que viajaron en representación de su organización desde cinco paises latinoamericanos y dos africanos. En una charla exclusiva con NOTICIAS POSITIVAS, detalló algunos aspectos fundamentales en relación con el agua.

«Un problema actual que afrontamos -sostuvo Del Castillo- es la definición de ciertos conceptos sobre la base de paradigmas actuales. Tendríamos que valorizar la naturaleza por el valor que tiene en sí misma, y no por el efecto que pueda producir. Es un deber ético proteger el entorno y no una mera cuestión de desarrollo productivo.» En este sentido, una alternativa interesante que se plantea es «volver a la concepción de nuestros ancestros de la naturaleza como algo sagrado, y así vivir en equilibrio con el entorno. No habrá desarrollo sostenible si seguimos pensando que el desarrollo es necesario para garantizar un desarrollo económico«, sentenció.

También en Marsella, se está desarrollando paralelamente un Foro Alternativo que trabaja con la misma temática pero desde otra visión. «En el Foro Alternativo se plantea que el oficial (el Foro Mundial del Agua) tiene su interés puesto en cuestiones comerciales y políticas, y no se preocupa por dar soluciones concretas a las necesidades de los ciudadanos, o por cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Por eso participan organizaciones como el Banco Interamericano de Desarrollo o el Banco Mundial y también empresas privadas que se dedican a la fabricación o comercialización de diferentes instrumentos vinculados al agua», explicó Gonzalo del Castillo.

En cuanto a la participación del Movimiento Agua y Juventud, su coordinador nos comentó: «Se podría decir que hay dos grupos representados en los foros, uno vinculado a los intereses del status quo, y otro más progresista o antisistema, que plantea alternativas que compartimos los jóvenes del movimiento. Es una crítica estructural al sistema. No queremos parches para problemas específicos, sino cambiar la estructura. Tiene que haber una discusión profunda sobre la comercialización y la mirada capitalista de cómo entender el desarrollo, que se mide en costo-beneficio».

Sin embargo, a pesar de coincidir con muchos de los postulados del Foro Alternativo, Del Castillo sostiene que es a la vez consciente de que «políticamente, muchos de los engranajes que se mueven en el Foro Oficial son los que van a permitir encontrar la arista para dar solución a los problemas que enfrentamos. Como decía Aristóteles, es cuestión de encontrar el punto medio entre estas dos visiones». En este sentido, para el Movimiento Agua y Juventud «no es necesario romper el sistema para encontrar una solución, hay que encontrar las grietas desde donde poder actuar».

Esta forma de entender el mundo y los medios para modificar la situación actual, es objeto de reflexión para estos jóvenes. «Hay dos formas de generar el cambio. Una es actuando y la otra es dar la batalla en el ámbito conceptual, es decir, trabajar mucho en la educación, una educación en valores, ética. Cuando planteamos actuar, nos referimos también a generar políticas públicas, a ser actores transformadores desde las políticas públicas. En este sentido los jóvenes tenemos mucho para aportar».

Finalmente, Gonzalo del Castillo mostró todo su optimismo puesto en la juventud: «Las nuevas generaciones tienen inserto en su ADN el cuidado del entorno. Cuando los chicos que hoy tienen entre 6 y 15 años tengan 30, el cambio va a ser notable y no van a poder creer lo que hacían sus padres unos años antes, porque les va a resultar de una irracionalidad muy grande».