miércoles 28 de October de 2020

Opinión


Arte, salud y educación entrelazados para curar

Vergel, una organización sin fines de lucro que entrelaza arte, salud y educación, trabaja mediante programas artísticos en hospitales


La organización Vergel desarrolla sus actividades en el Hospital Gutiérrez

Desde hace casi tres años trabajo en el equipo de gestión de Vergel, una organización sin fines de lucro que entrelaza arte, salud y educación. ​Mediante programas artísticos en hospitales, capacitaciones, desarrollo de contenidos y acciones de investigación y difusión, se facilita el acceso al arte y se fomenta su uso como herramienta complementaria a los tratamientos médicos.​

“Pintando en el Hospital” es el programa principal, implementado en el Hospital Gutiérrez y en el Hospital de Clínicas, ambos de la ciudad de Buenos Aires. Son clases de arte brindadas por artistas docentes a personas que se encuentran internadas.

En la habitación de cada alumno, se genera un momento de encuentro con el arte en el que se dan contenidos prácticos y conceptuales personalizados para estimular el despliegue de la imaginación. En ambos hospitales, nuestra llegada a los pacientes es a través del equipo de Cuidados Paliativos, que brinda atención y cuidado integral a pacientes que padecen enfermedades limitantes para la vida, contemplando el aspecto físico, emocional, social y espiritual de la persona. Este abordaje humanizado e interdisciplinario es el ideal para nuestras propuestas.

La mayor parte de las personas con enfermedades crónicas o agudas pasan mucho tiempo hospitalizadas, lo que supone alejarse del entorno familiar y seres queridos. En el caso de los niños, la escolaridad se pausa y para sus cuidadores es un enorme desafío proveerles actividades de entretenimiento que mejoren su estado de ánimo. A su vez, los pacientes pasan por un proceso de “objetivación”, ya que parte de su curación implica volverse un objeto de estudio de la medicina. Esto afecta enormemente a su estado físico y emocional.

En este contexto, toda actividad que devuelva la subjetividad a una persona es muy beneficiosa para mejorar su calidad de vida y lograr un mayor bienestar.

Vergel inició sus actividades en 2010 y desde entonces es testigo de cómo estas tienen un impacto positivo sobre las personas. Cotidianamente, tengo la evidencia de que el arte genera momentos de expansión de la creatividad: fotografías, palabras, estadísticas, pinturas, dibujos, sonrisas.

Sin duda, todos tenemos la capacidad de disfrutar y de hacer arte, de emocionarnos con una linda canción o de sentirnos como niños al dejarnos llevar por un pincel. El arte apela a los símbolos, la percepción, la imaginación y los sentimientos más profundos de una persona o una comunidad. Eso es lo que pienso que lo hace capaz de transformar… y lo que a mí me encanta del arte.

___________________________

La autora es licenciada en Gestión e Historia de las Artes por la Universidad del Salvador (USAL) y trabaja en el equipo de gestión de Asociación Civil Vergel y, de manera independiente, en docencia, gestión cultural y asesoramiento a artistas y coleccionistas.