martes 28 de September de 2021

Opinión


¿La modernidad electrónica es igual a eficiencia energética?

El objetivo principal hoy debería ser intentar reducir nuestro consumo y hacer un uso más inteligente de los artefactos electrodomésticos con los que contamos


Columna de Opinión de Maité Miranda sobre la eficiencia energética en la Argentina

A lo largo del tiempo, se ha buscado lograr la eficiencia energética en los diversos electrodomésticos que las personas utilizamos. Es por ello que los más modernos y novedosos modelos fueron creados según este principio: consumir la menor energía posible mientras estén en uso. Debido a esto, hace unos años comenzó a incentivarse el cambio de ciertos productos que quizás tuvimos por años, no porque hayan dejado de funcionar, sino porque consumen más por haber sido fabricados sin tener en consideración este precepto de conciencia ambiental.

Sabemos que los electrodomésticos son la razón principal del gasto energético, es decir, que generan el mayor consumo diario en nuestro hogar, y podemos verlo en lo más mínimo, como en las heladeras –requieren estar encendidas todo el día–, o hasta en un aire acondicionado, cuyo uso es de carácter ocasional, pero que requiere de mayor energía. 

Sin embargo, son muchos los que, antes de cambiar un electrodoméstico tan importante y de gran costo como puede ser un lavarropas o una heladera cuando todavía funciona, ponen en la balanza el siguiente dilema: ¿realmente ayuda el cambio de electrodomésticos o simplemente es una excusa para seguir consumiendo y renovando productos en perfecto estado?

La Eficiencia Energética y los estándares mínimos

La eficiencia energética es una herramienta más para mejorar el impacto ambiental en el planetaLa realidad es que, desde el año 2013, en la Argentina comenzó a utilizarse lo que se conoce como estándares mínimos, que se ven reflejados en el Etiquetado de Eficiencia Energética en los equipos. Esto nos permite reconocer cuál es el consumo de energía de los artefactos eléctricos y a gas que tenemos en nuestros hogares. Los electrodomésticos que surgieron luego de la incorporación de estos estándares cumplen ciertos requisitos que los anteriores no poseen.

Actualmente, hablamos de la producción y el uso de la energía como una de las principales causas, junto con los medios de transporte alimentados con combustibles fósiles, de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), que son responsables del cambio climático. Sin duda, la eficiencia energética implica el consumo responsable de la energía, a través del uso “apropiado” de las tecnologías de las que disponemos; es por ello que nuestro objetivo principal debería ser intentar reducir nuestro consumo y hacer un uso más inteligente de los artefactos con los que contamos. 

La innovación nos ayuda a acercarnos al futuro que queremos, pero está en nosotros el hacer algo por concretar esa visión. Seamos responsables con el ambiente en el que vivimos, con un electrodoméstico a la vez, para generar así un mejor impacto en el planeta y crear un mejor futuro. 

_______________________________________

La autora es miembro del área de Comunicación del Centro GEO de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires