viernes 04 de December de 2020

Opinión


Un viaje y la experiencia del camino propio

Una joven pareja en luna de miel decide emprender una aventura por los senderos del kitesurf y termina comprendiendo que fue una iniciación para la vida, que se puede replicar


Álvaro Torres y su mujer emprendieron un viaje para hacer kitesurf y crearon Aborigen, su página web

A principios de 2017, junto con mi mujer Olivia empezamos una aventura. No sabíamos con qué nos íbamos a encontrar, pero estábamos seguros de hacerla: un viaje por el continente americano, de Buenos Aires a California, en una motorhome VW Westfalia T3, atravesando 14 países en busca de los mejores lugares para hacer kitesurf.

Así que, como luna de miel, decidimos dejar todo e ir en busca de una experiencia de la cual poco teníamos idea, pero que nos imaginábamos y visualizábamos gracias a los testimonios de otras personas que habían hecho algo parecido y también gracias al libro Atrapa tu sueño, de Candelaria y Herman Zapp, que fue una gran inspiración.

Por eso, creamos la página Aborigen (el nombre de nuestro proyecto), que fue no solo nuestro diario de viaje, sino también la plataforma para recolectar nuestro presupuesto inicial. El plan era irnos por un año, pero nunca volvimos. Empezamos a dar clases de kitesurf y a vender fotos, videos y postales del viaje, además de dar cursos de fotografía. Antes de partir, también hubo dos marcas que nos apoyaron con equipos de kitesurf y ropa de agua y luego en el viaje se sumaron otras. Del plan de un año, pasaron a ser casi tres, en los que tuvimos que empezar a mentalizarnos para buscar ingresos mientras avanzaba nuestro viaje.

Boom online y Covid-19

El boom online empezaba a pisar fuerte y nosotros aprendíamos en el camino usando las redes sociales como recurso de recuerdo y narración. Sin planearlo, pudimos encontrar este nicho de inspiración viajera en donde salir a buscar algo distinto era motivación para muchos.

Una vez terminado el viaje, decidimos tomar perspectiva y decantar todo lo vivido en Panamá, trabajando la temporada de viento, cosa que empezamos a hacer durante el viaje en los destinos de kitesurf. Aquí combinábamos el manejo de redes sociales y la enseñanza de este deporte.

El 13 de marzo de este año, consecuencia de la pandemia de Covid-19, quedamos «encuarentenados» en Panamá. Con la idea de ir a Costa Rica y suponiendo que no se iba a extender tanto, decidimos quedarnos en un lugar seguro y al lado del Pacífico.

El camino del emprendedor

Fue durante la cuarentena cuando empezamos a encarar todas esas ideas que habían ido surgiendo durante el camino y que por distintos motivos no habíamos llevado a cabo. Entre presets, prints (cuadros con fotos nuestras), workshops y plataformas web, empezamos un camino de aprendizaje con productos online, usando las redes sociales como canal comunicador. Un camino lento, al que se le dedica mucho tiempo y, muchas veces, los resultados no acompañan.

El camino que elegimos es uno en el que se aprende día a día algo nuevo, que se hace a veces incómodo y eso nos motiva a seguir aprendiendo constantemente.

Un camino que, al transitarlo, te obliga a confiar en que todo va a salir bien.

Cada día es un nuevo desafío y una nueva aventura.

____________________________________

El autor es licenciado en Administración de Empresas, realizó un MBA y una maestría en Marketing Digital. Junto a su mujer Olivia Calatayud, fotógrafa, llevan adelante los emprendimientos Aborigen y Kitesurfing America