miércoles 04 de August de 2021

Opinión


Recuperar la música originaria, una tarea urgente

La cultura de las comarcas andinas debe ser rescatada antes de que se pierda definitivamente, por el quiebre de las comunidades agrícolas de la Quebrada de Humahuaca


Hay que recuperar la música originaria de las comarcas andinas, dice el músico Tukuta Gordillo

Con mi hijo Lucas, estamos tratando de volver a atar esos hilitos de nuestra historia que han quedado sueltos, especialmente los de la música de las comarcas andinas.

Primero Juan Alfonso Carrizo y más tarde en los años 50 y 60, Raúl Cortazar y Leda Valladares realizaron una tarea de recopilación de música y poesía, sobre todo de la Quebrada de Humahuaca. Pero todos los trabajos de libros y grabaciones que realizaron estos estudiosos quedaron interrumpidos en ese mismo punto.

En los años 60 y 70, lo que nos llegó a los changos de la zona, a los músicos y a todos los que estaban interesados en el tema, fue la información a través de los medios de comunicación. Pero los medios tienden a simplificar y quitar profundidad: el Carnaval no es como se lo ve desde Buenos Aires, por ejemplo. El Carnaval quebradeño es una fiesta agraria, es otra cosa.

Afortunadamente, hace unos años, se ha creado el Colegio Secundario N° 49 con Orientación Artística en Tilcara, en donde se enseña música, en especial la de esta zona, y se dan a conocer sus instrumentos. Los estudiantes deben tener una buena base de información porque, lamentablemente, si bien hay cinco radios FM en la zona, casi todas transmiten cumbia y otro tipo de música. Casi nada de música folklórica ni originaria de las comarcas andinas.

Antes de que se pierda todo, queremos atar los nudos de esa urdimbre. Queremos cargar los equipos a lomo de mula y trasladarnos hacia esas comarcas metidas entre Tilcara y las Yungas, lo que requiere atravesar dos o tres cadenas montañosas. Ahí hay pueblos donde todavía se tocan diferentes instrumentos y se canta en distinta forma.

Porque el paisaje es determinante

Un sikus como el que yo toco suena diferente en Potosí, Bolivia, de como suena en la Quebrada de Humahuaca, o en San Pedro de Atacama, Chile. Potosí está a 4000 metros de altura, el hombre que toca estas cañas tiene una capacidad pulmonar para insuflar este instrumento sumamente potente. En cambio, en la Quebrada de Humahuaca, que es un callejón a 1600 metros de altura, el hombre toca con más misterio, con un sentimiento religioso, de modo que la montaña no le devuelva el eco. Por otra parte, del otro lado de la cordillera, atravesando el paso de Jama por las salinas, se llega a San Pedro de Atacama, a 100 kilómetros del mar. Seguramente los vientos húmedos del océano al chocar con la cordillera inciden sobre los instrumentos y producen un sonido más alegre. También las cañas suenan de otro modo en la zona minera y eso es lo que nosotros queremos rescatar con un grupo de jóvenes, y lo que difundiremos muy pronto, a través de una nueva radio FM. 

La Declaración de la Independencia argentina está escrita en tres idiomas: castellano, quechua y aymara. El quiebre en la cultura de las comunidades agrícolas de la Quebrada, o de los pueblos pastores de la Puna jujeña –llameros, caravaneros que bajaban con sal o con quinoa–, se da por la expansión de la minería o los cultivos de caña y tabaco.

Por eso queremos reunir esos nuditos sueltos para que la gente tenga una noción exacta de lo que ha sido su cultura. Decía Atahualpa Yupanqui “No se quiere lo que no se conoce, tampoco se defiende lo que no se quiere”.

_________________________________________

El autor es músico y cantautor andino. Como intérprete de sikus, acompañó a artistas argentinos de la talla de Ariel Ramírez, Jaime Torres, Mercedes Sosa y Tomás Lipán, entre otros