domingo 05 de December de 2021

Opinión


El futuro del futuro, con casas «inteligentes»

Una “Smart city” es aquella que utiliza el potencial de las TIC como base para la toma de decisiones basadas en datos; esto conduce a un uso eficiente de los recursos de las ciudades


Columna de Opinión sobre las ciudades inteligentes, por el arquitecto Emmanuel García del Centro GEO

Desde hace algunos años el concepto de las ciudades inteligentes se instala como la vanguardia en los ámbitos de gobernanza de las ciudades. Una “Smart city” es aquella que utiliza el potencial de las TIC como base para la toma de decisiones basadas en datos; esto conduce a un uso eficiente de los recursos de las ciudades y contribuye a la promoción del desarrollo sostenible.

Las ciudades inteligentes colocan a las personas en el centro del desarrollo para garantizar una mejor calidad de vida para sus ciudadanos. 

Ahora bien, si el resultado final han sido las ciudades inteligentes, la domótica se presentó como el primer estadio en la incorporación de la tecnología para el confort habitacional, la automatización de la iluminación o la gestión de residuos. Las casas inteligentes utilizan la robótica y la digitalización como variable en el momento de proyectar una vivienda. Esto nos lleva a preguntarnos: ¿en qué beneficiaría a la sociedad tener casas inteligentes?, ¿esto realmente es aplicable en nuestro país?

Además de los aspectos que están estrictamente dedicados a brindar confort al usuario, como la seguridad, la monitorización, la gestión y el telecontrol del hogar, una de sus mayores  ventajas es el ahorro energético en las propiedades. La inteligencia artificial permite gestionar la iluminación, la climatización, el agua, el riego y los electrodomésticos; y así aprovechar los recursos naturales y monitorear los consumos. 

Con esto nos referimos a la posibilidad de modificar los hábitos de las personas, ya sea programando el uso de ciertos electrodomésticos u optimizando el uso de las luminarias en pos de una eficiencia energética. Esto nos permite cuidar al planeta y generar una sociedad más eficiente. Asimismo, se podría lograr una concientización ambiental de manera indirecta. 

En la Argentina, este tipo de proyecto fue llevado a cabo por algunas empresas de arquitectura y diseño bioclimático que han buscado reducir el impacto ambiental y aprovechar los recursos naturales. Estas compañías, a su vez, necesitan sistemas programados para la gestión de protocolos de control de la vivienda. 

Desde la visión de estas empresas el compromiso sustentable requiere de ajustes en la forma en la que impacta en el ambiente. En este sentido, las casas inteligentes plantean el objetivo de evitar la generación de residuos y el agotamiento de recursos.

En suma, las casas inteligentes como concepto moderno de hábitat urbano se suman a la idea de que es posible construir ciudades con vistas a un desarrollo sostenible, donde no solo se planifique sustentablemente, sino que también se vele por mejores condiciones de vida para la población. 

_________________________________

Son autores de esta columna Emmanuel García, Magister en Arquitectura (Ciudades Sostenibles – Centro de Desarrollo Sustentable GEO de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires), y Maité Miranda, miembro del área de Comunicación del Centro GEO.