lunes 25 de October de 2021

Al rescate de los océanos, que no queda mucho tiempo ya

Según Naciones Unidas, la humanidad cuenta con una década para salvar el océano y sus especies; en la Argentina, se encuentra uno de los últimos refugios de kelp del planeta

por

Al rescate de los océanos

El martes 8 de junio se celebra el Día Mundial del Océano, con el objetivo de recordar a la sociedad el rol que juegan los océanos en la vida cotidiana.

Se cree que todavía falta conocer el 90 por ciento de las especies que habitan en planeta, la mayoría de las cuales se encuentran en los océanos. Sin embargo, puede decirse que hay más gente que ha pisado la luna que la parte más profunda del mar, y, en la actualidad, más del 80 % del océano no está cartografiado ni explorado y solamente el 2,2 % está completamente protegido.

Por su parte, la Argentina cuenta con una de las plataformas marinas más extensas y uno de los mares más productivos y biodiversos del planeta, pero solamente el 10 % del mar y el 2,7 % de sus costas están protegidos. Este año, un nuevo acuerdo mundial por la Biodiversidad busca que los países firmantes se comprometan a proteger el 30 % de la tierra y el 30 % del mar para 2030. Si bien la Argentina es parte del Convenio sobre Diversidad Biológica (CBD), para poder cumplir con esta meta, será necesario que todas las provincias asuman este compromiso. 

Según Naciones Unidas, la humanidad cuenta solamente con una década para salvar el océano y sus especies. Una expedición inédita a Península Mitre, en Tierra del Fuego, reveló que en la Argentina se cuenta con la oportunidad de salvar uno de los últimos refugios de kelp del planeta.

Con el objetivo de conocer más sobre el mar austral y sus bosques de macroalgas, en 2021, Sin Azul No Hay Verde, el programa marino de la Fundación Rewilding Argentina, realizó la primera expedición científica con un grupo de investigadores y buzos argentinos a uno de los lugares menos estudiados del planeta, Península Mitre, en el extremo suroriental de la Isla Grande Tierra del Fuego. Hasta entonces los estudios sobre esta región eran muy escasos, especialmente en relación con los bosques de macroalgas y su contribución a la regulación climática global.

Estas algas gigantes son responsables de capturar carbono y liberar oxígeno proporcionando gran parte del oxígeno que respiramos. A nivel global son uno de los ecosistemas más productivos y se estima que almacenan 173 millones de toneladas de carbono anualmente, el doble de lo almacenado en todo el Amazonas.

Al rescate de los océanos en su Día
Océanos: los resultados de la expedición a Península Mitre posicionan este remoto lugar como uno de los últimos refugios globales de kelp

Los resultados de la expedición a Península Mitre posicionan este remoto lugar como uno de los últimos refugios globales de kelp. Casi el 50 % de todos los bosques de Macrocystis Pyrifera de Argentina se encuentran en Península Mitre e Isla de los Estados. También se comprobó que la abundancia de algas gigantes, erizos de mar y estrellas de mar alrededor de Tierra del Fuego no han cambiado en más de 45 años, posicionando a los bosques de algas de la punta extrema de América del Sur entre los más prístinos de la Tierra.

El área de Península Mitre abarca una superficie aproximada de 300.000 hectáreas de tierra y 200.000 de mar. Hace más de 30 años que se busca declararla área natural protegida provincial, pero hasta la fecha el proyecto de ley no ha sido aprobado. A finales del 2020 el Gobierno Provincial de Tierra del Fuego emitió un Decreto para declararla de Interés Ambiental, Natural y Cultural y así otorgarle una categoría de conservación provisoria hasta tanto sea protegida de manera definitiva por ley.

Si no se logra globalmente desacelerar el aumento de las temperaturas de los océanos dentro de los próximos 100 años, el Mar Patagónico será uno de los últimos refugios de agua fría en el planeta. Proteger lugares como Península Mitre no tiene relevancia solo a nivel provincial o nacional, sino que tiene un impacto global.