domingo 29 de marzo de 2020

Coronavirus: la comunidad médica expandió el uso de mapas para comunicar y entender la propagación de enfermedades

La Universidad Johns Hopkins publicó un tablero de control basado en un mapa que fue desarrollado para rastrear en vivo al virus, hoy llamado COVID-19, y contribuir a la lucha mundial

Avatar por

El mapeo de enfermedades desde un tablero de control, una herramienta muy eficaz en en el seguimiento de pandemias

La Universidad Johns Hopkins publicó un tablero de control basado en un mapa que fue desarrollado para rastrear en vivo y contribuir a la lucha contra la proliferación del virus hoy llamado COVID-19. Desarrollado por Lauren Gardner y su equipo del Centro de Ciencia de Sistemas e Ingeniería de la universidad, el tablero de mapeo se hizo viral casi instantáneamente con cientos de artículos en medios internacionales, publicaciones en redes sociales y menciones en televisión.

No es la primera vez que la comunidad médica usa el mapeo para entender la proliferación de enfermedades: en 1854, cuando el doctor John Snow conectó ubicación y enfermedad con su mapa del brote de cólera en Londres, hizo historia y, a partir de entonces, los profesionales de la salud utilizan el mapeo, desde atlas de enfermedades a principios del siglo XX hasta los más recientes mapeos web del Ebola y el Zika y, recientemente, los sistemas de información geográfica (GIS), como una herramienta crítica para rastrear y combatir el contagio.

Movimiento de enfermedades y datos

Uno de los más grandes desafíos en la lucha contra las enfermedades es el incremento de la movilidad de la humanidad, que pone a los científicos en una desventaja seria en el control de potenciales epidemias.

Cuando las enfermedades pueden viajar tan rápidamente, la información tiene que moverse aún más rápido. La gran repercusión generada por el tablero de mapas de Johns Hopkins muestra cuán ansiosa está la gente, alrededor del mundo, de rastrear las amenazas sanitarias. El tablero presenta información precisa y actualizada necesaria para entender el progreso de la enfermedad, y hacerlo disponible para el público, en un formato fácil de entender. Cualquier persona alrededor del mundo que tenga acceso a Internet puede enterarse, en pocos clics, sobre el virus COVID-19.

El mapa interactivo del tablero incluye el número confirmado de infecciones, muertes y recuperaciones y dónde ocurrieron. Los gráficos detallan el progreso del virus a través del tiempo. También se puede ver el día y horario de la última actualización de datos, y revisar las fuentes de datos utilizadas para producir el tablero.

Cinco fuentes verificadas seleccionadas por Johns Hopkins incluyen la Organización Mundial de la Salud, el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, la Comisión Nacional de la Salud de la República Popular de China, el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades y el recurso médico online DXY.cn. El tablero de Johns Hopkins proporciona enlaces a estas fuentes verificadas de información para poder conocer más.

Los servicios web permiten a los usuarios GIS tomar y mostrar fácilmente fuentes de datos dispares, sin tener que alojar o procesar los datos en sus centrales. Esto facilita el intercambio de datos y las velocidades de agregación de información para mejorar la comprensión.

Otros tableros de mapeo

En el corto tiempo desde que se lanzó el tablero de Johns Hopkins, otras organizaciones han utilizado rápidamente la tecnología GIS para abordar necesidades similares. Los tableros resultantes comparten algunos de los detalles, personalizados con información adicional para diferentes audiencias

Muchas de estas herramientas, como la que fue creada por la Universidad Johns Hopkins, incluyen una versión optimizada para dispositivos móviles, lo que hace que los tableros sean más versátiles y accesibles al público en teléfonos o tablets.

¿Cuál es el potencial del mapeo?

Estos tableros pueden utilizarse, por ejemplo, para dirigir rápidamente a los ciudadanos de las áreas afectadas a los lugares de asistencia y recursos cruciales, así como identificar hospitales con camas disponibles, clínicas que ofrezcan medicamentos, junto con los tiempos de espera, farmacias abiertas, dónde comprar equipamiento de protección, etc.

En ciudades altamente afectadas, este tipo de información podría mejorar de forma crítica los resultados y salvar muchas vidas.

Los tableros de enfermedades futuras podrían también incorporar la ubicación de eventos culturales y celebraciones programadas para reflejar, de forma precisa, el riesgo asociado a los viajeros y mejorar la toma de decisiones en materia de salud pública. Analizando la ubicación y los eventos masivos en relación con la propagación de una enfermedad, los funcionarios públicos tienen el potencial de reducir la exposición y la proliferación.

Medicina y geografía, los nuevos aliados

La comunidad de la salud pública está trabajando incansablemente para encontrar nuevas formas de combatir la amenaza actual, mientras que la comunidad médica corre una carrera para proporcionar los tratamientos y encontrar las curas.

La disponibilidad de tableros en tiempo real, basados en mapas, tienen un rol importante en informar sobre el trabajo de la comunidad de salud pública mundial. Este método de comunicación proporciona información accesible y fácil de entender a la gente que quiere protegerse y proteger a sus comunidades en todo el mundo

La disponibilidad de tableros en tiempo real, basados en mapas, tienen un rol importante en informar sobre todas estas acciones. Este método de comunicación proporciona información accesible y fácil de entender a la gente que quiere protegerse y proteger a sus comunidades en todo el mundo. Esta herramienta mejora la transparencia de datos y ayuda a las autoridades a difundir información de forma eficiente y efectiva, para mejorar la conciencia sobre enfermedades que se propagan rápidamente.

+ INFO: sobre GIS para salud y servicios humanitarios; seguir en directo el mapa de afectados y casos confirmados por el Coronavirus de Wuhan acá