lunes 24 de febrero de 2020

Tejidos: con diseño de autor y técnicas ancestrales

Patricia Melgarejo por

[soundcloud url=»https://api.soundcloud.com/tracks/88606565″ params=»color=c9d300&auto_play=false&hide_related=false&show_artwork=true» width=»100%» height=»166″ iframe=»true» /]

Agostina Bianchi es una joven diseñadora que desde hace doce años tiene su propia marca vinculada al tejido. En diálogo con NOTICIAS POSITIVAS, contó que “en un inicio tenía pensado desarrollar todo tipo de prendas y fue el mismo mercado el que me orientó hacia el tejido. Cada vez vendía más estos productos y me dediqué totalmente a ellos”

Agostina.Bianchi.1-NOTICIAS.POSITIVASSu producción está vinculada al movimiento denominado slow fashion que se contrapone al modelo industrial y masivo. “Nuestra indumentaria está hecha a conciencia y con ética en toda la cadena productiva. Además, está realizada con materiales de muy buena calidad”. En este sentido, Bianchi considera que “estamos obligados a generar este cambio en todos los ámbitos. Por una cuestión vinculada con el medio ambiente hay que tomar conciencia y sí o sí tenemos que reciclar y reutilizar”.

Esta tendencia está muy presente también en los consumidores: “hoy en día el consumidor no compra a ciegas, quiere saber de dónde viene el producto, qué materiales se utilizan, tiene que haber una producción transparente. Por ejemplo, los animales cuya materia prima yo compro se esquilan una vez al año, cuando comienza el calor y no están en jaula. Yo me fijo como consumidora en esas cosas, y la gente que compra el producto terminado también se interesa en esto”.

[soundcloud url=»https://api.soundcloud.com/tracks/88606566″ params=»color=c9d300&auto_play=false&hide_related=false&show_artwork=true» width=»100%» height=»166″ iframe=»true» /]

Agostina.Bianchi.2-NOTICIAS.POSITIVASUn aspecto importante de su tarea está centrado en la colaboración y el trabajo conjunto con los miembros de una comunidad toba que vive en un asentamiento en Derqui, Pilar. “Hace muchos años que canalizamos todos los hilados sobrantes de la producción y desarrollamos partes de determinadas prendas y así logramos una alianza entre el diseñador, a través del soporte y diseño, y esta comunidad a través de sus técnicas ancestrales que se pasan de generación en generación y aportan valor agregado al producto”.

Por medio del Ministerio de Trabajo de la Nación se hizo una primera reunión. «Después, decidimos seguir trabajando por nuestro lado en el proyecto, teniendo en claro qué normas hay que seguir, y empezamos a producir cosas en conjunto, a intervenir los diseños autóctonos para hacerlos más vendibles en el mundo de la moda (por ejemplo, una faja indígena con brillos de lúrex). Ellos estaban totalmente abiertos a nuestras propuestas. Tienen una cultura muy rica con la que es muy lindo trabajar”.