jueves 12 de diciembre de 2019

Vecinos inteligentes y positivos, para conseguir resultados en la vida de los otros más vulnerables

La iniciativa Le Voisin Malin o Vecino Inteligente fue creada en Francia por Anne Charpy y es una ONG que trabaja en la asistencia social de los vecinos más vulnerables del barrio

Constanza Lucadamo por

Le Voisin Malin o Vecino Inteligente es una ONG creada en Francia por Anne Charpy, que ayuda a los más desfavorecidos

Cuando la política no resuelve los problemas, es una noticia positiva que sean los ciudadanos los que generan el cambio y los que se ponen en acción para conseguir resultados en la vida de las personas. Así surgió en Francia la iniciativa Le Voisin Malin, o sea el “Vecino Inteligente”, ahora convertida en una ONG, que es un proyecto de transformación y asistencia social creado por Anne Charpy, dedicada a la innovación desde hace 25 años.

Se trata de un servicio puerta a puerta ejercido por los mismos vecinos en barrios desfavorecidos de las grandes capitales, en los que sus habitantes desconocen todos los servicios que tienen disponibles y todos sus derechos. Son las famosas banlieu en las que se alojan las clases trabajadoras y los inmigrantes que normalmente no saben todas las funciones que tienen los municipios y, a la vez, desconfían de las instituciones, por lo cual no se dejan ayudar o se pierden muchos de sus beneficios.

Para eso está Le Voisin Malin, que trabaja sobre  la confianza o sobre la actitud del “tú a tú”, es decir, el que te toca el timbre para ayudarte es alguien de tu barrio o  de tu edificio que pretende acercarte las soluciones y los servicios.

En Francia, cinco millones de personas viven en los barrios populares, y es un tema tan serio que el ministerio del área, llamado Ministerio de la Cohesión de los Territorios, engloba entre otras las políticas dedicadas a las ciudades. En 2014, promulgaron la Ley de Programación para la Ciudad y la Cohesión Urbana, y detectaron 1500 barrios de riesgo.  La nueva geografía traída por esta ley racionaliza, actualiza y reenfoca la política de la ciudad en beneficio de las áreas más desfavorecidas. La identificación de nuevos vecindarios prioritarios se basa en el criterio único de pobreza (más del 50 por ciento de los residentes del vecindario están por debajo de la línea de pobreza, establecida en el 60 % del ingreso anual medio nacional). 

Anne Charpy, la creadora

Le Voisin Malin surge de la vocación social de su creadora Anne Charpy, que, luego de 25 años de trabajar en barrios populares en Chile y en la banlieu de Lyon, intuyó esta necesidad de generar confianza en los habitantes de esos barrios. En efecto, los vecinos inteligentes son, finalmente, un brazo que apoya las labores asistenciales de los municipios, pero aporta ese plus de “uno de los nuestros” y de abordajes más personales que surgen de la complicidad y la cercanía. 

Le Voisin Malin o Vecino Inteligente es una ONG que promueve el bienestar social para los vecinos más vulnerables de los barrios desfavorecidos
Anne Charpy, la creadora de la hoy ONG Le Voisin Malin

Por ejemplo, en su primera experiencia en Evry, en la banliueu de Paris, hicieron labores como enseñar el uso adecuado del agua, el reciclaje de residuos, la prevención de la diabetes en los niños (que era importante en ese barrio) y la formación sobre los servicios que se prestaban en el centro de salud.  Ahí también se creó una red asalariada de habitantes hábiles en traducción de distintas lenguas para acercar a los inmigrantes a la educación.

Unas de las principales innovaciones que introduce esta asociación de Vecinos Inteligentes es precisamente que las personas que trabajan en el servicio asistencial son asalariadas ,y no voluntarias, por lo cual la calidad y la continuidad de sus funciones está garantizada.

En un vecindario, Le Voisin Malin recluta un equipo de al menos cinco voisin malin liderados por un gerente que vive en el barrio.  A nivel de distrito, los gerentes toman las decisiones y administran el desarrollo del proyecto a diario. El equipo nacional apoya a los equipos locales y contribuye al desarrollo de la estructura. Para poner a los “Vecinos Inteligentes”  en el corazón de la organización y crear un movimiento en torno a valores comunes y un proyecto común, todos los equipos se reúnen cada tres meses. Una vez al año, todo el equipo de Le Voisin Malin y sus socios locales y nacionales se reúnen para compartir las noticias, las experiencias clave del año y el futuro del proyecto.

Le Voisin Malin o Vecino Inteligente es una ONG que promueve el bienestar social para los vecinos más vulnerables de los barrios desfavorecidos
Los voisin malin son reclutados en el barrio y tienen un gerente de proyecto

Los gerentes de proyecto tardan aproximadamente tres meses en instalar un VoisinMalin en un nuevo territorio, antes de reclutar a los primeros Vecinos. El primer paso es reunirse con el equipo municipal y los representantes locales del Estado, para registrar la futura acción en un proyecto territorial. Luego, el gerente VoisinMalin se encuentra con una multitud de personas que intervienen en el territorio (líderes de proyectos políticos de la ciudad / equipos de desarrollo local, asociaciones, centros sociales y de animación, juntas vecinales, escuelas, maestros, bibliotecarios, guardianes de edificios , comerciantes, consejos sindicales, médicos del vecindario, etcétera) para escuchar su análisis del vecindario, presentar el enfoque local de VoisinMalin y considerar las sinergias.

Los vínculos con esta diversidad de actores, institucionales y de campo, se mantendrán y fortalecerán con el tiempo. Serán invitados a participar en los comités directivos de VoisinMalin y así esta organización de vecinos opera en red fortaleciéndose unos a otros.

Unas de las principales innovaciones que introduce esta asociación de Vecinos Inteligentes es precisamente que las personas que trabajan en el servicio asistencial son asalariadas ,y no voluntarias, por lo cual la calidad y la continuidad de sus funciones está garantizada

Le Voisin Malin cuenta con el apoyo económico de diversas ONG y subvenciones públicas, tanto como con las donaciones que reciben. Y más allá de competir con la labor asistencial del Estado, es un complemento ideal ya que aborda problemas a los que los ayuntamientos no llegan, fundamentalmente el de la empatía que sienten las personas con sus pares y sus vecinos.