sábado 28 de May de 2022

La ley de reproducción asistida y la responsabilidad común

por

[soundcloud url=»https://api.soundcloud.com/tracks/102618079″ params=»color=c9d300&auto_play=false&hide_related=false&show_artwork=true» width=»100%» height=»166″ iframe=»true» /]

Hace pocas semanas el Congreso nacional aprobó la ley de reproducción asistida. NOTICIAS POSITIVAS entrevistó al doctor Marcos Horton, ex presidente de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva y  director médico de Pregna Medicina Reproductiva , sobre los alcances de esta Ley. “Es una ley sumamente abarcativa, moderna y progresista», sostuvo el especialista. «Puede ser comparable con leyes que existen en países con una fuerte presencia de la seguridad social , que no es lo que sucede en nuestro país.»

En cuanto a la población que se vería beneficiada por esta medida, Horton destacó que “siempre las leyes tienen reglamentaciones o limitaciones que abarcan a determinadas personas en cierto grupo etario. Eso que muchas veces se denuncia como discriminatorio es simplemente aplicar la racionalidad en la distribución de recursos”. En este sentido, Horton, que también es el Representante Argentino en el Board of Directors en IFFS (International Federation of Fertility Societies), sostuvo que a la hora de administrar recursos finitos, el Estado debe ser muy claro en su gestión. “El Estado administra los recursos y tiene prioridades. Debe intentar que la cobertura sea lo más abarcativa posible, pero se debe reglamentar”.

SAMeR

La Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva viene trabajando desde hace más de 60 años en la legislación sobre fertilización asistida. “Desde 1995 hemos participado de foros, asesorado a legisladores y nos hemos puesto a disposición del Ministerio de Salud en todo momento”, indicó Horton.

[soundcloud url=»https://api.soundcloud.com/tracks/102618407″ params=»color=c9d300&auto_play=false&hide_related=false&show_artwork=true» width=»100%» height=»166″ iframe=»true» /]

En relación con los requerimientos técnicos que deben tener los laboratorios aseguró que deben ser muy modernos y complejos, “hay una muy buena experiencia desde nuestro sector en cómo establecer los requisitos mínimos y cómo asegurar la calidad de atención en los centros de fertilidad que puede ser muy útil”. Además sostuvo que en la actualidad “en el sector privado y de medicina prepaga se podría cumplir con estos requisitos mientras que en el sector público se debe desarrollar y para ello se le deben asignar recursos”.

Ley.Reproduccion.Asistida-NOTICIAS.POSITIVASEs preciso resaltar que si bien hay mucha gente entusiasmada con este avance, “después de los 45 años casi no hay embarazos de fertilización in vitro utilizando óvulos propios. También hay trabajos que demuestran que después de los 50 años hay un riesgo cada vez mayor en torno a la mujer y a la morbimortalidad fetal y neonatal. Estos son embarazos que la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva no aconseja”. En este sentido, estos datos deben ser atenuantes a tener en cuenta a la hora de llevar a cabo la definición de las pautas necesarias para comenzar a aplicar  esta Ley de Reproducción Asistida. Como destacó Horton, aunque muchas veces parezca discriminación, “siempre que se distribuyen recursos es importante administrarlos. Por ejemplo la ley contempla que en los tratamientos de baja complejidad hay cuatro intentos y en los de alta hasta tres, con un mínimo descanso de seis meses entre cada uno. Cuando uno establece límites tiene que ver con los resultados porque nosotros sabemos que después de tres o cuatro intentos la posibilidad de embarazo comienza a decaer y uno podría asignar esos recursos a otra paciente”.

La ley de Reproducción Asistida es una noticia muy positiva, pero debe ir acompañada de educación, concientización y limitaciones para no caer en un mal uso de estas técnicas y aprovechar con responsabilidad los recursos de Estado, que son en definitiva, los recursos de todos los ciudadanos.