domingo 26 de mayo de 2019

«Historias que inspiran» premia los negocios vía comercio online

En la 4ta. edición del programa, organizado por Mercado Libre y Endeavor, ganaron dos emprendedores, uno argentino y el otro, brasileño

Patricia Melgarejo por

Historias que inspiran premian negocios hechos vía online

“Me gustaría que haya una transformación social, que los emprendedores, empresarios y trabajadores estemos contentos con lo que hacemos, que valoremos y entendamos que el trabajo nos dignifica. Y que gracias al esfuerzo que hacemos vamos a cambiar la sociedad sin sacarle ventaja al otro. El placer de irse a dormir haciendo las cosas bien es invalorable”, dice Valentino Romano, de Romano Maderera, uno de los los siete emprendedores finalistas en la 4ta. edición del programa Historias que Inspiran, organizado por Mercado Libre y Endeavor. Este emprendedor argentino ganó con una de las historias más inspiradoras, junto con Raúl Do Prado (brasileño, que representó a Lojas Mineiras).

Ambos recibieron un premio total de 25.000 dólares, con beneficios de difusión por parte de Mercado Libre y tres sesiones de mentoría a cargo de Endeavor, vinculadas al desarrollo de su e-commerce. En el certamen se presentaron 2200 participantes de la Argentina, Uruguay, Brasil, Chile, Colombia, México y Venezuela, respectivamente. Este programa estimula el espíritu emprendedor de quienes desarrollan sus negocios a través del comercio online.

“En esta 4ta. edición de Historias que Inspiran seguimos creciendo en relatos que se inscriben en la competencia. Este año tuvimos 2200 inscriptos, y tratamos de profundizar más en aquellos vendedores que representan los valores de las economías locales. Por ejemplo, este año vimos artesanas muy vinculadas al desarrollo de las economías locales”, dice Guadalupe Marin, directora de Sustentabilidad de Mercado Libre. “Fue un gran éxito, ya que la inscripción es de acceso libre y gratuito, y se anota la persona que quiere. Hay dos instancias, la nacional y la regional, requiere un poco de tiempo ya que tienen que preparar el pitch, una asesoría para preparar el caso, etcétera. Fue una edición con casos muy inspiradores. Es un desafío porque en cada edición queremos historias mejores y son todas tan buenas que este año se optó por premiar dos, ya que no se pudo elegir una sola. Cada vez es más difícil la competencia porque cada país, con su cultura, su economía y su forma de emprender, presenta casos maravillosos. La próxima edición de Historias que inspiran será el año próximo o tal vez en 2020, para darles tiempo a los países más chicos a que desarrollen sus emprendedores”, promete.

El caso de Valentino Romano

“El mío es un emprendimiento familiar que comenzó en 1952 con mi abuelo Emilio y sus dos hermanos, Cholo y Alfredo. Ya mi bisabuelo hacía muebles y los vendía cuando llegó de Italia. Los llevaba en un carro y los ofrecía puerta por puerta. Luego mi abuelo siguió con la tarea, tuvo la capacidad de invertir en Morón y creó su propia empresa. Hoy tenemos un aserradero donde se hace todo lo habitual en una fábrica del rubro, pero nuestro diferencial es el área de carpintería muy fuerte en donde hacemos mesadas de cocina que son únicas en el país. Ahora estamos próximos a exportarlas.

«Es un producto muy accesible, más que un mármol o un silestone, es muy estético y muy cálido. La gente compra algo muy económico y no por eso es menos útil. Usamos tableros compensados, unas maderitas totalmente ecológicas que encolamos con un sistema finger oculto, a los largos que uno quiera, lo que lo hace más resistente. Es sustentable porque se usa el 90 por ciento de la madera y lo que se descarta se puede volver a usar. Como el material es un recurso renovable, siempre vamos a tener stock. La piedra en algún momento va a terminar por agotarse y se van a buscar nuevas fuentes», cuenta el emprendedor argentino.