domingo 26 de mayo de 2019

Escuelas sustentables, una realidad que se vuelve frecuente

En el Club de Campo Haras del Sur se inauguró, en el comienzo de las clases, una escuela de construcción sustentable, abierta a toda la comunidad, que recibe niños de varios partidos de la zona

Patricia Melgarejo por

En la Argentina, se empieza a construir más escuelas sustentables

Las escuelas sustentables comienzan a ser una realidad en la Argentina. Por ejemplo, dentro del Club de Campo Haras del Sur se acaba de inaugurar, en el comienzo de las clases, una escuela de construcción sustentable, abierta a toda la comunidad, que recibe niños de varios partidos de la zona. Se trata del Haras del Sur College, un colegio laico, mixto y tecnológico, en el Km 69, partido de La Plata.

“El terreno linda con una calle pública que divide partidos, La Plata y Brandsen; por eso elegimos que el edificio tuviera accesibilidad tanto desde el club de campo como desde el exterior. Tenemos chicos anotados de Olmos, de Brandsen y de todos los countries del corredor”, dice la arquitecta Daniela Galeazzi, responsable de la construcción.

En la Argentina, avanza la práctica de construir escuelas sustentables

El proyecto de arquitectura, con un total de 4900m2 aproximadamente, se ha desarrollado sobre tres edificios, correspondientes a los tres niveles educativos, implantados alrededor del predio y articulados entre sí de tal manera que conforman un claustro abierto. En el espacio verde central, se desarrollarán las actividades deportivas y recreativas al aire libre, donde también se ubica un gran SUM –salón de usos múltiples– cubierto, que permitirá a los alumnos complementar su formación académica con la práctica de distintas disciplinas. Este diseño logrará una excelente iluminación y ventilación natural en todas las aulas, premisa con que se pensó todo el proyecto desde su concepción.

Escuelas sustentables: «Hemos revestido los sanitarios con porcelanato reciclado que proviene de nuestra constructora, ya que en nuestro deposito tenemos mucho material sobrante. Elegimos los adecuados para los baños y esto será un ejemplo para los chicos», dice la arquitecta Daniela Galeazzi.

Se ha elegido para esta obra en particular, de acuerdo con su destino y tipo de edificio, un sistema constructivo en seco. Priorizando la sustentabilidad de los materiales utilizados y dándole extrema importancia a la aislación térmica con los conocidos beneficios de ahorro energético tanto en verano como en invierno.

Cursan niños de varios partidos de la zona

“Quisimos que tenga visuales largas, que participe el exterior del interior, que tenga ventilación cruzada y, por supuesto, venía de la mano del sistema constructivo con el que lo desarrollamos: el Steel framing. Nos permitió hacer el colegio en un lapso menor, nos permite hacer un edificio sustentable ya que este sistema tiene una gran capacidad térmica y acústica, con lo cual nos favorece para el ahorro energético en la climatización, tanto en la refrigeración como en la calefacción”, prosigue Galezzi. Siguiendo la misma línea de otras escuelas sustentables (por ejemplo, la de Mar Chiquita, provincia de Buenos Aires), han utilizado energías renovables en aquellos sectores que ha sido posible, y reutilizado otros materiales como los revestimientos en locales húmedos.

“Obviamente, toda la iluminación es LED y tenemos las instalaciones preparadas para la colocación de termotanques solares. El día de mañana seguiremos investigando e indagando sobre la aplicación de energías renovables.

«En los sanitarios hemos revestido con porcelanato reciclado que proviene de nuestra constructora, ya que en nuestro deposito tenemos mucho material sobrante. Elegimos los adecuados para los baños y esto será un ejemplo para los chicos. Es una idea para que los chicos desde muy pequeños ya incorporen el concepto ecológico y de reciclado de material”, finaliza la arquitecta.