miércoles 17 de August de 2022

En Trama Secreta, el crochet se recicla y vuelve a la carga

por

El crochet es versátil, relativamente fácil de aprender y de tejer, y se puede hacer prácticamente de todo con él.

En los años 70 fuimos muchas las mujeres que usamos bolsos, sombreros y pulóveres tejidos en crochet. Carpetitas y caminos decoraban mesas y aparadores de todos los hogares realizados en su delicada trama. Tan femenino, tan delicado, hoy vuelve con todo su encanto pero ahora reloaded.

¿Qué otra cosa es, si no, el yarnbombing? Resultará más claro si le decimos “grafiti ecológico” o intervenciones urbanas al crochet como las que pusieron alegría y color a los árboles de Parque Rivadavia o al de la esquina de Voltaire y Carranza. Simples toques artesanales que pueden retirarse en cualquier momento sin dañar a las plantas o a los edificios.

Pero ahora la moda lo ha incorporado a un nuevo rubro: su alianza con la bijouterie. Marcela Pérez, profesora de jardín de infantes devenida hábil tejedora de piezas de crochet y creadora de la línea Trama Secreta, cree que “los accesorios con textiles forman parte de una nueva tendencia, de un nuevo concepto de valor, que jerarquiza técnicas de trabajo manual y que propone salir de lo masivo”.

Pérez considera que es una moda que va a trascender. “Trato de generar mis propios componentes. Una manera es recuperando material: hilos, telas, componentes de otras piezas en desuso. También evito el uso de pegamentos”, asegura la responsable de Trama Secreta.

Elige el crochet porque es una técnica que adora, que es versátil, y brinda mucha libertad a la hora de experimentar con formas texturas, colores, tensiones… “Además, diría que la tengo tan incorporada –tejo desde muy chica– que fluye naturalmente en mí, casi como un juego. Por eso no hay condicionamientos a la hora de llevar adelante un diseño, ni de materiales, ni de combinaciones.”

Marcela Pérez abandonó la docencia para criar a sus hijos y hace 10 años comenzó este camino de elaborar accesorios. Asegura que su creatividad es más bien intuitiva, porque surge de una vocación genuina y una necesidad interna de concretarla. Aros, pendientes, collares, anillos, todo puede tejerse al crochet.

“Recomendaria usar estos accesorios cuando queramos darle un toque singular al arreglo, levantar un conjunto tradicional, pero fundamentalmente cuando haya que poner un toque de alegría y color a la vestimenta y al día. Porque mi principal inspiración es la ¡ALEGRIA DE VIVIR!, así, con mayúsculas y con signos de admiración, ese es mi manantial”, resume.

+ INFO: www.tramasecreta.com.ar