martes 29 de September de 2020

Empresas regeneradoras de vida: una nueva forma de organización empresarial

Avatar por

Una novedad para quienes buscan aportar a la construcción de un mundo mejor es el concepto de «Empresas Regeneradoras de Vida» (ERV). Se trata de  organizaciones que se crean con la misión de dar soluciones concretas a los problemas sociales y ambientales. El lucro en este sistema tiene un lugar más equiparable a la creación de otros valores como el social o medioambiental.

Su nucleo de negocio es la regeneracion de sistemas degradados o empobrecidos y debilitados en su organización social  los cuales se intenta regenerar a partir de una nueva lógica de negocio.

[soundcloud url=»https://api.soundcloud.com/tracks/44550941″ params=»color=c9d300&auto_play=false&hide_related=false&show_artwork=true» width=»100%» height=»166″ iframe=»true» /]

El ecólogo Íñigo  Álvarez de Toledo es vicepresidente de Producción y cofundador en la Argentina de ERV, Empresas Regeneradoras de Vida. Con más de una década de experiencia en el manejo de recuperación biológica de suelos en olivares, viñedos y otros agrosistemas,  es también director del Instituto de Ecología Aplicada, una empresa que en España trabaja en la “aplicación de técnicas para mejorar producción y ecología en el sector agropecuario”.

En entrevista con NOTICIAS POSITIVAS en Radio Palermo FM 94.7, Íñigo contó que a partir de esta iniciativa que llevan adelante desde 2002 surgió la idea de crear “un concepto más amplio de regeneración que no incluye sólo lo agropecuario”.

Tomando las iniciales del concepto mismo, ERV es una empresa llevada adelante por socios españoles, italianos y argentinos, que se desarrolla en nuestro país con el objetivo de guiar a los interesados en transformar su negocio o emprender uno nuevo con estas característica. Pero además buscan crear una comunidad que haga negocios con la regeneración como punta de lanza.

En un viaje hecho hace un año por la Argentina -contó Álvarez de Toledo- comprendió que «el concepto de regeneración es necesario porque la palabra sustentabilidad ya no es suficiente, se ha usado casi para cualquier cosa. La regeneración implica una acción concreta”.

En este sentido, dijo también que “ya sólo cabe el desarrollo regenerativo, dejemos de hablar de desarrollo sostenible. Más allá de la sostenibilidad, se necesitan proyectos que agreguen un valor”, que «regeneren» el planeta.

Álvarez de  Toledo opinó que “hay empresas que son más difícilmente regeneradoras que otras. Una empresa agropecuaria que produce vino o aceite es más fácil. Añadiendo valor al balance final se puede regenerar el suelo, la vegetación alrededor de la producción, lo que va a tener buenos resultados en el producto y en el entorno. Se pueden lograr resultados positivos en todos los aspectos; en cambio, hay otros sectores que pueden lograr resultados parciales”.

Un ejemplo de una empresa regeneradora de vida es la empresa Guayakí, en la Argentina. Se trata de una compañía productora de yerba mate cuya misión es regenerar la selva misionera para producir mate «bajo sombra». Proponen a la gente regenerar el lugar, producir yerba bajo los árboles, procesarla y comercializarla para la demanda de los Estados Unidos.

Foto: Lorena Berón 

+ INFO: www.ideaa.es