sábado 02 de July de 2022

«El futuro que no queremos»: petición de las ONG a las Naciones Unidas

por

Nosotros -las organizaciones de la sociedad civil y los movimientos sociales y de justicia que han respondido a la convocatoria de la Asamblea General de Naciones Unidas para participar en el proceso de Río +20- pensamos que el estado actual de las negociaciones amenaza gravemente el futuro de todas las personas y socava la relevancia y la credibilidad de las Naciones Unidas.

Después de más de dos años de intensas negociaciones y millones de dólares invertidos en la Conferencia de Desarrollo Sostenible de las NN. UU., Río+20, los gobiernos aún no pueden y no quieren reafirmar los compromisos que hicieron en Río de Janeiro en 1992 en materia de principios fundamentales.

Los gobiernos deben darse cuenta de que reciben sus mandatos de las personas, sus electores, y que por eso deben actuar en su mejor interés. Deben estar imbuidos de una visión a largo plazo, de un pensamiento ambientalmente informado, para así garantizar el desarrollo sostenible de las civilizaciones y el mejor futuro para todos, el futuro que todos realmente quieren.

Aunque los gobiernos son aparentemente incapaces de hacer frente con flexibilidad a la actual crisis económica mundial (un problema confirmado en la reunión del G20 en México este fin de semana), creemos que este es el momento perfecto, con un impulso potencialmente clarificador, para la adopción del desarrollo sostenible, y de la justicia social y ambiental. Éste no es el momento de abandonar estos valores por razones de políticas fiscales austeras o supuestas presiones a favor del crecimiento en el Hemisferio Norte. Instamos al gobierno de Brasil, al Secretario General de la ONU CDS y a todos los Estados miembros a poner fin a la negociación de sus agendas nacionales cortoplacistas y llegar a un acuerdo con urgencia que adelante las acciones de transición para el progreso sostenible a nivel mundial.

 

Queremos que los gobiernos ofrezcan la agenda legítima del pueblo y la realización de los derechos, la democracia y la sostenibilidad, así como el respeto a la transparencia, la rendición de cuentas y el cumplimiento de las promesas y los logros ya. Lamentablemente, el tiempo se acaba. Un apresurado y débil acuerdo no será ni aceptable para nosotros ni representará el futuro que todos queremos.

Instamos a nuestros conciudadanos, el 99 por ciento del mundo, a luchar por el futuro que realmente queremos, y no éste, impuesto por unos pocos: los negociadores, que son el 1% con sus élites.

En resumen, dejad que las voces de la mayoría, finalmente, den forma al futuro.

CLICK PARA FIRMAR LA PETICIÓN