lunes 28 de November de 2022

El agua y la seguridad alimentaria: Día Mundial del Agua 2012

por

NOTICIAS POSITIVAS se suma a la convocatoria de actividades del Día Mundial del Agua 2012, el 22 de marzo. Con el lema «El agua y la soberanía alimentaria», este año la invitación es a concientizar respecto de la cantidad de agua que se necesita para elaborar los alimentos que consumimos.

Nuestro planeta alberga a 7000 millones de personas que requieren de 2 a 4 litros diarios de agua. Sin embargo, la mayor parte del agua que «bebemos» está incorporada a los alimentos.

Datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura alertan sobre la cantidad de agua necesaria para producir alimentos, y la necesidad de ahorro y uso responsable de esta.

Para producir un kg de carne vacuna se requieren 14000 litros de agua, mientras que para obtener 1 kg de trigo, 1500, según las estadísticas.

Ahora bien, los ciudadanos que no manejamos la industria ni tomamos decisiones respecto al uso del agua: ¿qué podemos hacer en casa para ser consumidores responsables? Consumir productos que hagan un uso menos intensivo del recurso hídrico, reducir el desperdicio de alimentos (producimos mucho más de lo que utilizamos y ese remanente que se tira es como desperdiciar el doble o triple en agua), producir en casa más alimentos con menos agua o estrictamente la necesaria y llevar una alimentación saludable y balanceada. En definitiva, ayudar al planeta y ser generoso al no desperdiciar un recurso vital no parece ser tan complicado en el día a día: es cuestión de desear hacerlo y comenzar gradualmente a modificar los hábitos de la familia.

Por lo general, los niños son más conscientes que muchos adultos y suelen decirnos: «Mamá, cerrá la canilla mientras te cepillas los dientes» o «Dejaste prendida una luz». Ese instante es la posibilidad de cambio, de compartir con los hijos un aprendizaje mutuo, reforzar lo que ellos traen del colegio o de Internet, e incorporarlo casi como un desafío en el día a día familiar.

Ya lo dijo  el filósofo Lao-Tsé, fundador del taoísmo: «Un viaje de mil millas comienza con el primer paso».