sábado 02 de July de 2022

«Ecosistema de la comunicación», la muestra de Espacio Telefónica, según su curador, Marcello Dantas

por

Marcello Dantas

Desde julio del año pasado hasta diciembre de 2015, y con la curaduría del reconocido diseñador brasileño Marcello Dantas, en el Espacio Telefónica (Arenales 1540) de la Fundación Telefónica, se puede visitar «Ecosistema de la comunicación». Se trata de una propuesta expositiva en la cual conviven en armonía diferentes encarnaciones de las comunicaciones, que han generado un cambio comportamental en el último siglo. Un recorrido que parte del telégrafo y atraviesa una lista de objetos que nos han permitido Y nos permiten comunicarnos, y han cambiado radicalmente el concepto de tiempo transformando nuestra vida en asincrónica.

NOTICIAS POSITIVAS invitó a Dantas al estudio de Radio Palermo, para hablar de la muestra y de su importancia. Reconocido diseñador y curador de exposiciones y director de documentales desde 1986, Dantas se graduó en Cine y Televisión en New York University e hizo una maestría en Telecomunicaciones Interactivas en la misma universidad; estudió Historia del Arte en Florencia y Diplomacia en Brasilia. En sus actividades altamente multidisciplinares, el arte, la curaduría, la dirección y la producción se juntan en áreas diversas, pero siempre orientadas a la convergencia de Arte y Tecnología. En 2006 fue director artístico del Museo interactivo de la Lengua Portuguesa en São Paulo.

N+:-¿De qué se trata tu trabajo?
MD: -Intento unir ideas de campos muy diferentes como, por ejemplo, la tecnología, la historia, el arte, la educación, para poder lograr experiencias más inmersivas, inclusivas e interactivas, con el objeto de que las personas puedan vivenciar una idea. Se trata de una plataforma de encuentro de conceptos para poder relacionar el papel del arte dentro de una sociedad.

¿Cuál es tu visión de los museos?
-El museo es el templo de las musas. Es el sitio de la inspiración, es donde se va a buscar inspiración para poder recordar el camino que se quiere seguir. Cuando uno tiene amnesia, el problema no es olvidar de dónde viene, pero si olvidar hacia donde va. Es por eso que el museo tiene un papel tan fundamental en la sociedad. El museo tiene que cambiar su lenguaje, pero no dejar de existir. Debe existir para que la sociedad pueda diseñar su futuro. En los últimos 20 años hemos asistido a un cambio en el lenguaje de los museos, una actualización para el lenguaje del siglo XXI. Hay que entender que el museo no es un sitio donde se deban guardar cosas viejas, sino que es un sitio en donde deben estar las nuevas generaciones para poder crear el futuro.

-En ese sentido, la muestra «Ecosistema de la comunicación» es también una muestra del desarrollo humano, de nuestra historia…
-La vocación humana es la vocación de la comunicación. Es lo que hacemos mejor que cualquier otro animal. A través de los tiempos siempre encontramos la herramienta para hacerlo: telégrafo, palomas mensajeras, teléfono fijo, internet y redes sociales. Siempre nuestra búsqueda es por un espacio de expresión. Creo que en comunicación, que es un ecosistema, lo fundamental es la noción del upload, y no del download. Es decir, ¿cómo puedo hacer salir algo que está dentro de mí? Se trata de una relación entre inventos a los que buscamos darles un significado, para darle sentido a nuestras vidas. Lo que ponemos hoy en una red social es una búsqueda de sentido de nuestra propia vida.

Marcello Dantas en N+

¿Las redes sociales funcionan hoy como una especie de museo personal?
-Las redes sociales funcionan como un museo propio. Es muy interesante lo que sucedió con los museos gracias a las redes sociales. Se pasó de las prohibiciones a entrar a museos con cámaras a, prácticamente de un día para el otro, abrazar las redes sociales. Esto es así porque nos dimos cuenta de que las redes sociales, y la facilidad de compartir imágenes que proponen, en realidad ayudan a potenciar el mensaje de los museos. Con las redes sociales empezamos, en forma individual, a ser coleccionistas. Estamos produciendo nuestras propias colecciones, que son la piedra fundamental de cualquier museo. Los museos son una base buena de la sociedad. Si con las redes sociales logramos multiplicarlos, su efecto positivo es muchísimo mayor.

¿Qué pasa con la seguridad y las redes sociales? ¿Qué tiene que saber la gente que comparte todo hoy en las redes sociales?
-Yo creo que lo más importante que tiene que saber la gente es que, como todo en la vida, todo lo que hace no es más que un instante en su vida. Lo importante es la acumulación en el tiempo. Hay que saber que hoy la intimidad es algo que quizás ya no exista más, y que la trayectoria que empezamos a producir a través de las redes sociales estará con nosotros por mucho tiempo.