jueves 02 de December de 2022

Eco-bosques de Faber-Castell

por

Faber Castell Eco Bosques

El 5 de junio se celebró a nivel global el Día Mundial del Medioambiente. Faber-Castell toma su responsabilidad ecológica y social muy seriamente y ha iniciado una nueva campaña excepcional de reforestación para salvar la naturaleza: El Estado y patrocinadores están luchando en conjunto contra la avanzada erosión en zonas rurales del norte de Colombia por medio de grandes eco-bosques. Los agricultores locales también son beneficiados por este proyecto: la madera para lápices ahora crece en sus tierras anteriormente estériles.

En el norte económicamente subdesarrollado de Colombia, 51 agricultores cultivan cerca de 2.000 hectáreas de bosques de Faber-Castell para abastecer las plantas de producción de la empresa con las materias primas.

A tal efecto, proporcionaron parte de su tierra, la cual había sido previamente utilizada principalmente para el pastoreo de ganado. Las especies plantadas en los nuevos bosques es Gmelina arborea, comúnmente conocida como «Melina». A cambio de cuidar los árboles, los agricultores se benefician de los ingresos por ventas. Se planea ampliar el área de bosque de 3.000 hectáreas para poder suplir todas las plantas de producción de madera de procesamiento de la empresa en Brasil, Indonesia, y la sede alemana de Stein, en el mediano plazo. Por otra parte, un aserradero ha sido recientemente inaugurado.

El proyecto forestal es parte de un programa de reestructuración a gran escala en los municipios a lo largo del Río Magdalena que se han visto seriamente afectados por el sobrepastoreo y la erosión del suelo. El proyecto no sólo está dirigido a salvar la región ecológica (que es golpeada por las inundaciones y pérdidas de cosechas), sino también a su estabilización económica y políticamente. Faber-Castell es uno de los pocos inversores activos actualmente en la región en el sector privado. Gracias a este compromiso, la compañía es capaz de abastecer sus plantas de producción con materias primas ecológicas de origen, a la vez que proporciona a los agricultores con un futuro.

Primera empresa privada autorizada a vender certificados de emisión

El proyecto forestal ha logrado un gran reconocimiento: En 2012, la ONU certificó el programa de «Mecanismo de Desarrollo Limpio» (MDL) para desarrollos compatibles con el medio ambiente. Debido a esta certificación, Faber-Castell es la primera empresa privada en el mundo autorizada para vender certificados de emisión de los bosques, según lo previsto por el protocolo de Kioto para reducir las emisiones de dióxido de carbono. Estos se estiman actualmente en 33.500 millones de toneladas de CO2 al año, lo que conducirá al calentamiento global de al menos 6 grados centígrados en el largo plazo, con consecuencias desastrosas para el planeta.

Faber-Castell ha estado exhibiendo un balance positivo en ese sentido desde la década de 1980: En Brasil, la compañía ya inició la reforestación de 10.000 hectáreas de bosque de pinos para abastecer la mayor planta del mundo en São Carlos, que tiene una capacidad de producción de 2 billones lápices de madera al año. Se le ha concedido a la madera, así como la planta de fabricación, la Cadena de Custodia (CoC) sello de calidad por el Consejo de Administración Forestal (FSC) y por lo tanto satisfacer las más altas expectativas en términos de sustentabilidad.

Faber-Castell produce 2.3 billones de lápices en todo el mundo (99% de los cuales están hechos de madera certificada) y se considera que es el mayor fabricante del mundo de lápices de madera. Gracias a su actitud con visión de futuro en términos de medio ambiente, que ha sido una parte de su estrategia durante décadas, el grupo puede ser considerado como climáticamente neutral: los propios bosques de Faber Castell absorben tres veces la cantidad de dióxido de carbono que emiten los 14 centros de producción de la compañía.

Además de lápices de madera, la empresa ofrece una gama de más de 2.000 productos de alta calidad para dibujo, redacción y diseño creativo. En el año fiscal 2012/13, alcanzó una facturación de casi 600 millones de euros. La octava generación de la familia en manejar el negocio, el Conde Anton-Wolfgang von Faber-Castell ha estado al mando de la empresa desde 1978.