lunes 25 de October de 2021

Un grupo de artistas latinoamericanos y africanos, y su obra para mejorar la situación de personas migrantes en Madrid

Este año, el tema del Día de los Derechos Humanos está relacionado con la pandemia de Covid-19 y con el llamamiento general a la acción de las Naciones Unidas #DefiendeLosDerechosHumanos

por

Para rescatar el sentido de los Derechos Humanos 2020, un grupo de artistas donan su obra a personas vulnerables y migrantes en Madrid

MADRID.- La temática del Día de los Derechos Humanos 2020 está relacionada con la pandemia de Covid-19 y se centra en la necesidad de reconstruir para mejorar, asegurándose de que los derechos humanos sean la base para los esfuerzos de recuperación.

La Declaración Universal de Derechos Humanos es un documento histórico que proclama desde 1948 los derechos inalienables que corresponden a toda persona como ser humano, independientemente de su raza, color, religión, sexo, idioma, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.

«Los Gobiernos del mundo han reaccionado a la crisis del coronavirus decretando estados de alarma, leyes de emergencia y tomando medidas excepcionales que restringen la libertad de circulación, asociación, expresión y reunión pública, así como el derecho a la vida privada y familiar y el derecho a trabajar. Aunque algunas medidas de emergencia están justificadas, lamentablemente muchos Gobiernos han ido mucho más allá y han aprovechado la pandemia como pretexto para discriminar, reprimir o censurar a las voces críticas de sus sociedades, violar los derechos de las mujeres, discriminar a la población LGBTI o dejar en la estacada a migrantes y solicitantes de asilo», asegura Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional España.

En el marco del llamamiento general a la acción de las Naciones Unidas en materia de derechos humanos 2020, #DefiendeLosDerechosHumanos, distintas organizaciones han lanzado campañas para contribuir a la recuperación y al fomento de sociedades más resilientes y justas.

La Escola Valenciana-Federació d’Associacions per la Llengua entregará hoy una donación de 7.066.62 euros a la ONG Open Arms, una organización cuya principal misión es rescatar del mar a aquellas personas que intentan llegar a Europa. El dinero ha sido recaudado gracias a las aportaciones de diferentes escuelas del País Valenciano, dentro de la acción Un euro, semilla de solidaridad.

La asociación cultural sin fines de lucro FelipaManuela ha iniciado una campaña solidaria destinada a apoyar el colectivo Courage que trabaja con personas migrantes LGBT en el barrio de Lavapiés, en Madrid. La recaudación íntegra de la venta del libro recién publicado Crónicas de sangre impura, disponible en versión digital bilingüe (español/inglés) será destinada a contribuir con esta comunidad.

“El colectivo Courage lleva adelante un trabajo de acogida, de apoyo emocional, pero también económico, de asesoramiento legal, desde una estructura muy frágil que no accede fácilmente a la red de apoyos que hay a nivel estatal para organizaciones sociales. Nos pareció que tenía todo el sentido trasladarles los recursos que pudiésemos obtener con un libro dedicado a estos asuntos. Coincidimos en la perspectiva antirracista, transfeminista y decolonial. Y hay también un dato que nos pareció que le daba aún más sentido a la colaboración. Una de las actividades que realiza Courage es la costura y la producción de ropa. FelipaManuela es un espacio que ha tenido como gran inspiración a dos mujeres que sobrevivieron a la guerra y la posguerra española, en condiciones de extrema precariedad, gracias a la costura. Esa conexión es también hermosa”, explica Andrea Pacheco González, directora de FelipaManuela a NOTICIAS POSITIVAS.

Colectivo Courage. Octubre 2020. Foto Ana Lozano Sinausía.

Crónicas de sangre impura contiene trece textos inéditos de artistas provenientes de la Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Irak, Puerto Rico, México y Uganda. La mayoría fueron parte de los programas de residencia realizados durante 2018 y 2019.

Para rescatar el sentido de los Derechos Humanos 2020, un grupo de artistas donan su obra a personas vulnerables y migrantes en Madrid
El libro, en versión digital bilingüe.

“Estas páginas surgen de la urgente necesidad de seguir aportando voces al debate decolonial, desde el campo artístico y cultural, enmarcándolo en el contexto de un vínculo específico: el de España con los territorios de Abya Yala. No todos los textos presentes en el libro abordan estas tensiones o no lo hacen con la misma vehemencia. Pero, de modo general, el libro propone escuchar las resonancias actuales de lo que implicó la expansión transatlántica del Reino de España a partir del siglo XVI e identificar la continuidad de ‘vicios’ heredados desde entonces como por ejemplo, las jerarquías raciales”, precisa Pacheco González. Diego del Valle Ríos, coeditor, escribe en el prólogo: “Este libro es una serie de provocaciones, un espacio de disenso que busca dar continuidad a los diálogos que cada un* tuvimos, entre nosotr*s y con la comunidad artística y cultural de Madrid. Es un llamado a habitar la contradicción como apuesta política fugitiva y siempre cambiante”.

Crónicas de Sangre Impura contiene textos de Beatriz Lemos, Daniel Sepúlveda, Diane Lima, Diego del Valle Ríos, Duen Sacchi, Mag de Santo, María Elena Ortíz, María Paola Malavasi, Michy Marxuach, Serubiri Moses, Pamela Desjardins, Sofía Olascoaga, Rheim Akaddhi, Ximena Gama y José Luis Villacañas en entrevista con Andrea Pacheco González.

Residencia FelipaManuela

FelipaManuela es una plataforma independiente con sede en Madrid que se dedica a promover la investigación en arte y cultura contemporánea a través de residencias para profesionales extranjeros, actividades de difusión y publicaciones.

Para rescatar el sentido de los Derechos Humanos 2020, un grupo de artistas donan su obra a personas vulnerables y migrantes en Madrid
María Elena Ortiz (Puerto Rico, 1984) y Diane Lima (Brasil, 1986). Encuentro con Rubén H. Bermúdez y Manuela Villa en Matadero Madrid. Noviembre 2018.

El proyecto nace en 2011 como residencia para artistas provenientes de otras ciudades de España, Europa y América Latina. El lugar que acogió la iniciativa fue el antiguo piso de una mujer llamada Felipa Manuela Martínez, quien vivió y trabajó allí como costurera durante más de cincuenta años.

Viuda a los pocos años de casarse, consiguió salir adelante en los años cuarenta y cincuenta de la posguerra española, gracias a su trabajo y, también, a la red de mujeres que cultivó a su alrededor durante toda su vida. Este espíritu de colaboración, basado en las ancestrales redes de apoyo que han organizado las mujeres a lo largo de la historia en todos los rincones del planeta, ha inspirado el proyecto FelipaManuela desde sus comienzos.

En pleno barrio de Las Delicias, la casa fue transformada en un espacio cultural manteniendo el mobiliario y la decoración de su antigua dueña; una «casa de abuela», plagada de recuerdos y objetos que conectaban con su vida personal y con la memoria de más de medio siglo de la ciudad.