sábado 02 de July de 2022

Cimientos, una organización comprometida con la educación, pone el tema en la agenda pública

por

Cimientos

Como todos los años desde su creación, la organización Cimientos brindó su Desayuno Anual de Reconocimiento a Socios, en el marco de la Semana Nacional de la Solidaridad que promueve la solidaridad, la responsabilidad social y la participación ciudadana.

Durante el encuentro, en el Hotel Madero Buenos Aires, Softland Argentina S.A, Tecnosoftware y Tsoft recibieron un reconocimiento especial por sus 10 años de trabajo junto a Cimientos. Asimismo, otras 151 empresas socias y periodistas que colaboran diariamente con la difusión de nuestros programas, recibieron un cuadro del dibujante y humorista gráfico Rep.

Un panel sobre «La educación en tiempo de elecciones», integrado por la periodista y editora de La Nación Luciana Vázquez, el ex ministro de Educación Juan Carlos Tedesco y el director de Isonomía Consultores Juan Germano, se planteó la necesidad de que haya un debate de los presidenciables sobre la educación y sus desafíos buscando que ingrese en la agenda pública. Esa necesidad surge de una encuesta de opinión realizada por Cimientos e Isonomía Consultores a partir de la cual se expresa que el 86% de los argentinos cree que la agenda de los candidatos presidenciales no incluye el tema educativo.

El encuentro finalizó con la rendición de cuentas de Agustina Cavanagh, directora ejecutiva de Cimientos, y la celebración con los socios por los logros obtenidos. “Como todos los años queremos agradecer a todos nuestros socios por ser catalizadores de muchos sueños, por querer y apoyar la construcción de una Argentina más equitativa, por confiar en Cimientos y por creer en la fuerza niveladora de la educación”, dijo Cavanagh.

NOTICIAS POSITIVAS entrevistó a Agustina Cavanagh para su programa de Radio Palermo:

N+: ¿cuántos años ya de Cimientos de trabajar con los chicos en el nivel secundario?
AC: -Ya son 17 años. Y en el nivel secundario porque ahí hay un déficit que se hace mayor en la población más vulnerable hasta alcanzar a un 75 por ciento «de rezago», como se les llama a los chicos que no logran terminar. La nuestra es una tarea de apoyarlos para que puedan terminar ese nivel y así seguir desarrollándose.

«Nuestra estrategia es trabajar muchísimo con las escuelas, con las familias y con los estudiantes en fortalecerlos básicamente en actividades, competencias y todas la barreras que hay que superar, dentro y fuera de la escuela, para poder estudiar, dice Agustina Cavanahg. «Hay una transferencia económica y un acompañamiento educativo. La transferencia significa aprender cómo administrarse con el dinero (de la beca), cuyo objetivo es que puedan ir a la escuela y estudiar. Y eso puede redundar en sacarse una mejor nota en la materia que cursan. Y esto tiene que ver tambo´rn con el nivel de involucramiento de los padres, que son un aliado que lo ayuda para poder estudiar; por ejemplo, levantándolo temprano, haciéndole un lugar en la casa para sus estudios y deberes, etc.»

-También se da otro efecto: lo que el chico va adquiriendo se «derrama», por decir así, al resto del entorno.
-Indefectiblemente es así. El efecto se distribuye en los otros hijos y en los adultos. Es un cambio cultural que está desestimado dentro del propio alumno y del propio adulto, la educación está desvalorizada porque el adulto no fue al secundario, para qué va a ir el hijo. Ahí Cimientos les da su lugar a los padres, para estar junto a sus hijos, con un proyecto que es, además, en el largo plazo. Y el chico descubre que puede, que si se esfuerza puede estudiar y terminar el ciclo.