martes 29 de November de 2022

Baja Visión: qué es y por qué es importante tomar conciencia de que existe

por

[soundcloud url=»https://api.soundcloud.com/tracks/70358185″ params=»color=c9d300&auto_play=false&hide_related=false&show_artwork=true» width=»100%» height=»166″ iframe=»true» /]

Es importantísimo poder distinguir entre una persona ciega y una que padece Baja Visión, ya que en este último caso existe la posibilidad de realizar una gran cantidad de tratamientos que permiten mejorar la calidad de vida. NOTICIAS POSITIVAS analizó este tema precisamente con Perla Mayo, presidenta de la Asociación Latinoamericana de Baja Visión y profesora en la materia hace más de 25 años.

“Si uno cierra los ojos y no ve absolutamente nada, eso es precisamente ser ciego; pero si por alguna zona de nuestro ojo puede entrar algo de visión ahí radica una diferencia”, sostuvo Mayo. Al respecto, la especialista comentó que tuvo la suerte de viajar e investigar en Europa y los Estados Unidos: allí, desde la década del 80 ya se hablaba de la visión subnormal, lo que hoy se conoce como Baja Visión.

[soundcloud url=»https://api.soundcloud.com/tracks/70358187″ params=»color=c9d300&auto_play=false&hide_related=false&show_artwork=true» width=»100%» height=»166″ iframe=»true» /]

Mayo comentó que cuando comenzó a trabajar con chicos descubrió que casi el 80 por ciento no eran ciegos totalmente. “Ahí inicié esta lucha y esta carrera de investigación. Empecé a decir que si una persona ve algo no es ciega y a plantear la posibilidad de un diagnóstico médico real”, relató. Para ello, creó la Fundación El Derecho a Ver.

La profesional invitada enfatizó también la importancia de que la sociedad se concientice, ya que no se puede dividir entre personas que ven y otras que no. Asimismo, explicó que cuando uno va al oculista y no puede leer bien ni siquiera las letras más grandes, las de arriba de todo, se diagnostica «ceguera legal», y con esa discapacidad jubilan a las personas y a los niños los mandan a escuelas de ciegos. Pero “la buena noticia -señaló- es que hace años existe la rehabilitación visual con un montón de ayudas ópticas y sistemas electrónicos que amplifican de 5 a 40 veces. Por ello, hay una gran diferencia entre ver poco y no ver, y esto se relaciona con darle el derecho a ver a estas personas, porque hay mucho para hacer”.

[soundcloud url=»https://api.soundcloud.com/tracks/70358188″ params=»color=c9d300&auto_play=false&hide_related=false&show_artwork=true» width=»100%» height=»166″ iframe=»true» /]

“Hay que darle calidad de vida a las personas”, remarcó Mayo, y comentó que “muchas veces hay diagnósticos que se creen definitivos, con personas grandes o chicas a las cuales se les asigna la ceguera legal, pero eso no quiere decir que con el tratamiento correcto no puedan volver a ver la cara de sus seres queridos”.

Además, la especialista afirmó que la comunidad oftalmológica tiene que entender que concederle diez minutos más de atención a un paciente puede evitar cegueras por glaucomas, que es provocada por la presión ocular.

En 1997, se logró que quienes padecen Baja Visión se identifiquen con un bastón verde, en lugar de uno blanco, para evitar que los miren mal porque parece que simulan ser ciegos. “En la actualidad, hay más de 10 mil personas que usan el bastón verde, el elemento que los identifica. Además, hubo una lucha por que se implementara, para realizar el proyecto de ley y que se sancionara la ley en 2002 y luego replicarlo en Uruguay en 2011; ahora vamos por Latinoamérica”.

[soundcloud url=»https://api.soundcloud.com/tracks/70358184″ params=»color=c9d300&auto_play=false&hide_related=false&show_artwork=true» width=»100%» height=»166″ iframe=»true» /]

Tips para ayudar a una persona ciega o con Baja Visión

Mayo sostuvo finalmente que “está muy difundido el hecho de ayudar a cruzar a estas personas, pero muchas veces uno llega a la esquina y directamente los intenta agarrar del brazo para ayudarlos a cruzar y eso no siempre es bien recibido”. Por ello, “lo fundamental es acercarse y preguntar si necesita asistencia. Ellos nos van a tomar a nosotros de nuestro brazo o del hombro, y se van a poner detrás de nosotros porque así nosotros somos su guía: si nosotros subimos un escalón, ellos automáticamente se van a dar cuenta, pero para eso necesitan estar unos centímetros atrás”.