martes 03 de junio de 2020

Quilmes: apostar a la retornabilidad como parte de la Economía Circular

Redacción @notipositivas por

Vanesa Vázquez, coordinadora de Sustentabilidad de la empresa Cervecería y Maltería Quilmes, estuvo en el estudio de Radio Palermo para conversar con NOTICIAS POSITIVAS sobre la retornabilidad de sus envases como parte del concepto de Economía Circular.

“Durante 2016, Quilmes comenzó a comunicar algo que venimos haciendo desde hace 126 años. Es un concepto que es intrínseco de la compañía, que la atraviesa y forma parte de su plan de negocios: la retornabilidad como un modelo de economía circular. Esto quiere decir que nosotros gestionamos de una forma sustentable los recursos, y que ponemos en valor los envases a través del circuito de retornabilidad para que el consumidor se convierta en un usuario de ese producto, va a poder disfrutar de la cerveza pero no va comprar el envase”, explicó Vázquez.

N+: -En un momento era complicado el tema de tener que llevar el ticket o el envase.

VV: -El año pasado hicimos un lanzamiento de un nuevo calibre del Pacto Porrón para que el consumidor tenga diferentes opciones al comprar el producto: que solamente compre el servicio o que lleve su envase por primera vez y luego se adueñe de ese envase, y lo lleve y lo traiga. Nosotros garantizamos de esa forma que cada mil litros de cerveza solo vamos a usar 34 botellas.

-¿Por qué?

-Porque la botella de vidrio retornable tiene la posibilidad de ser reusada hasta 29 veces. Esto garantiza no tener residuos y para el consumidor es un tema relevante y lo vuelve un agente de cambio, reduce el consumo de agua a la hora de producir una botella, se utiliza tres veces menos energía que si tuviéramos que generar una botella nueva. En consecuencia, hay menor cantidad de emisiones de CO2. Esto equivale a 1900 km recorridos, por ejemplo, de Buenos Aires a La Rioja.

-¿Cómo se opera en cada lugar?

– La compañía cuenta con cinco cervecerías en todo el país, una maltería en Tres Arroyos y plantas de gaseosas. Las cervecerías están ubicadas estratégicamente para ofrecer de acuerdo con la demanda, la cantidad de producto necesario. Tenemos un área en Logística que es la especialista en ver cuáles son las mejores rutas, si es posible tener transportes alternativos, otra área que analiza si hay que ampliar la producción en determinado lugar porque hay más oferta. Tenemos cervecerías en Tucumán, en Corrientes, Mendoza, en Zárate y en Quilmes, que abastecen con una red logística y 191 distribuidores. La red de logística nos permite la retornabilidad con un impacto positivo.

-¿Han podido medir las ventajas de esa retornabilidad?

-La retornabilidad tiene 126 años. Cuando Otto Bemberg llegó a Quilmes atraído por la pureza del agua, y por la conexión que establecía el tren en esa época, se estableció allí por estos dos conceptos de sustentabilidad que entonces no se conocían como tal. Al principio, los envases eran esos jarrones de gres hasta que se instaló la industria de vidrio en Berazategui, que estaba en la misma red ferroviaria, y allí comenzaron a usar envases de vidrio. La industria cervecera está directamente asociada a la del vidrio, no solo por su sustentabilidad en cuanto a impacto ambiental, sino también por la posibilidad de reciclado. Una vez que el envase fue usado 29 veces vuelve a la fábrica de vidrio para ser reciclado en su totalidad.

Volviendo a tu pregunta, hace unos años hicimos un análisis del ciclo de vida de la botella (normalmente hacemos análisis y mediciones). Y obtuvimos estos resultados que decidimos trasmitirle al consumidor argentino para decirle que ese hábito que tenía desde hace 126 años es ecológico.

-¿Tiene que ver con el consumo consciente?

-Para una industria de cerveza el consumo consciente es muy importante. Hace más de 15 años que estamos trabajando la temática en diferentes aspectos: con los padres, con los puntos de venta, con los bartenders. Nos agrupamos por un mundo mejor, eso tiene que ver con la licencia social. Todas las compañías deben asumir la responsabilidad de cuál es su impacto ambiental y social. La empresa tiene 5745 empleados de forma directa, y 105.000 indirectos. Pero también tenemos responsabilidades con las comunidades en donde estamos. Los mismos consumidores demandan hoy a las compañías esta responsabilidad.

-¿Van a seguir trabajando con el concepto de Economía Circular?

-Sí, y de reducción del uso de agua y energía. En los últimos cinco años hemos logrado un 37 % de reducción del uso de agua. Y hay otras acciones como la de la compra de un cáliz de Stella Artois que te permite brindarle agua a una persona de una comunidad en desarrollo. El objetivo es darle acceso al agua a 3.500.000 de personas para el año 2020.

+ INFO: www.vivamosresponsablemente.com / @noticiasquilmes