viernes 04 de December de 2020

Diseñadora Jessica Pullo: el Art Couture también puede ser sustentable

Patricia Melgarejo por

NOTICIAS POSITIVAS entrevistó a Jessica Pullo, diseñadora de Indumentaria Sustentable (UBA) quien en 2014 fundó Biótico, un emprendimiento en el que fusiona diseño, arte y moda. Aquí se plantea un nuevo paradigma en la producción de indumentaria: capacitar y emplear a poblaciones vulnerables, revalorizar los desechos transformándolos en materia prima y textiles, entre ellos los descartados en la industria textil, marroquinería, gastronómica y descartes domésticos.

Pullo ha trabajado para Tramando, y es docente en la cátedra Levis de la materia Comunicación y Crítica en la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (UBA) y dicta el workshop “Patrones Digitales”, en donde se busca realizar una “superficie textil sustentable”, hecha a partir de material reciclado/encontrado.

“Biótico es diseño de autor sustentable. Hacemos Art Couture con descartes urbanos, el Art Couture es arte y Alta Costura fusionados. Nuestro público son artistas plásticos, performers, músicos y gente con una fuerte conciencia ambiental que nos busca por esta característica de hacer ropa con descartes. Reciben el mensaje de cómo tratamos los plásticos día a día y cómo es el consumo de ese material”, explica la diseñadora.

N+: -¿Qué tipo de descartes empleás y qué tratamiento se les da?

Jessica Pullo: -Usamos sachets de leche que recolectamos de bares, los limpiamos y despintamos, los desinfectamos y los cortamos con láser. Luego lo tejemos artesanalmente para hacer prendas que generalmente son vestidos de Alta Costura. También usamos bolsas de papas fritas que con una técnica de fregado se obtiene el color plateado, o el lado interno de otros snacks, bolsas plásticas y también descartes textiles. Tenemos diseñadores donantes como Pablo Ramírez, que nos dan retazos con los que armamos nuevos textiles.

-En el caso de los descartes de diseñadores, sus telas son de gran calidad y a veces ofrecen prendas semiarmadas.

-Claro, a veces usamos cuellos de camisas u otras piezas de vestidos, nosotros hacemos como un collage y armamos la prenda nueva. Las prendas de Biótico son únicas.

-Vos egresaste hace dos años de la carrera de Diseño de la Indumentaria de la UBA. ¿Sentís que dio las herramientas para emprender este camino o lo tuviste que hacer sola?

-Hasta ese momento no se tocaban temas de sustentabilidad ni de derechos laborales. Hay un gran vacío en ese ámbito porque la industria textil es una de las más contaminantes del mundo. En cuanto a lo artístico, yo cursé Cátedra Moragues de Diseño y si bien desde la cátedra no se impulsa esta temática no me pusieron trabas a mi elección, porque en otras cátedras sí lo hacen. Hoy Jorge Moragues es el director del Museo Nacional de la Historia del Traje, una persona de gran corazón a quien aprecio mucho.

-La gestión del emprendimiento suele ser lo más difícil para el diseñador. Para que sea sustentable debe ser rentable, ¿cómo manejás este tema?

-Por el momento, lo hago sola. Pero estoy trabajando con la Fundación Asociación Laboral para Adultos con Discapacidad (Alpad), yo los capacito y ellos hacen los textiles. Pero en cuanto al financiamiento no he tenido ayuda. Sin embargo, Biótico también comunica y enseña sobre temas sustentables. Estoy entre la producción y la educación. Biótico no es una marca meramente comercial en la línea del diseñador que produce y vende al público, sino que también hay un compartir y una capacitación, porque lo más importante que tiene Biótico es nuestro objetivo: el mensaje a la sociedad.

+ INFO: www.biotico.com.ar / en FB https://www.facebook.com/bioticosustentable/ En Instagram https://www.instagram.com/biotico_recycle/