martes 30 de November de 2022

Elecciones en Japón: un voto ciudadano disciplinado, no obligatorio y a partir de los 18 años

por

Japon
El 10 de julio hubo elecciones en Japón para la Cámara Alta del Parlamento. Por supuesto, NOTICIAS POSITIVAS contó con la crónica de su corresponsal, Wanda Sadowski in situ:
«Japón es una monarquía constitucional; es decir, hay un emperador, pero la soberanía la tiene la Constitución, ya que el rol del emperador es simbólico y ceremonial desde la ocupación de los EE. UU. en la Segunda Guerra Mundial.

Es una monarquía constitucional parlamentaria: hay un Parlamento bicameral, con una Cámara Alta o de Consejeros, y una Cámara Baja o de Representantes. El Poder Ejecutivo lo ejerce un gabinete compuesto por un Primer Ministro y hasta 17 ministros más, y todos responden al Parlamento, la Dieta o Legislatura. Nuestro emperador se llama Akihito, tiene 82 años y ascendió al poder en 1989 cuando murió su padre, ya que la monarquía es hereditaria. Sin embargo, acaba de anunciar que piensa abdicar en favor de su hijo, y esto sería la primera vez que suceda en 200 años.

Akihito vive en el palacio imperial de Tokyo. Fue bastante innovador: además de ahora querer abdicar, sorprendió porque se casó con una plebeya, dio un discurso televisado en 2011 cuando fue el tsunami -cosa que no se estilaba- y se propuso acercar la familia imperial a los japoneses, visitando todas las prefecturas del país.

El primer ministro es nombrado por la Cámara de Representantes, suele ser el dirigente del partido político de mayoría parlamentaria. El actual se llama Abe Shinzo y pertenece al Partido Liberal Democrático, con mayoría parlamentaria. Ocupa el cargo desde diciembre de 2012.

Parlamento y elecciones
La cámara de Representantes tiene 475 miembros, cada uno dura en su función cuatro años. Es la más poderosa. Esta vez, hubo elecciones en la cámara de Consejeros, con 242 miembros que cumplen su función durante seis años. Pero hay elecciones cada tres y en cada una se renuevan 121 miembros. De esta manera el pueblo puede expresar si está a favor o en contra de cómo está haciendo las cosas el gobierno actual, o mostrar el apoyo a otro partido. NO es obligatorio votar, y a partir de este año, se redujo la edad mínima a 18 años (antes era de 20).

La campaña empieza dos o tres semanas antes de las elecciones, se ven muchos autos haciendo anuncios con altavoces por las ciudades, tanto en circulación como detenidos en una esquina, por ejemplo. Anuncian sus propuestas y hacen críticas, pero nunca insultan ni descalifican. Esto, además, se hace solo de día. También, hay paneles por las calles con espacios para poner propagandas.

Los electores reciben en sus casas el aviso sobre dónde pueden votar, con una tarjeta que da la dirección y un mapa. Se votó el domingo de 7 am a 8 pm en una parte de los gimnasios de los colegios. El votante llegaba con su tarjeta, se certificaba que fuera el correcto centro de votación, y se le daba una cédula para votar. En ella, el votante marca el nombre del candidato elegido (puede haber varios por partido), y la deposita en una urnas. Después, vota por el Partido que prefiere y lo deposita en otra urna. En algunas municipalidades ya se usa el voto electrónico, pero no en todas. De hecho, según la ley, el primer votante debe certificar que la urna esté vacía.
El lunes se publicaron los resultados: votó el 50% del electorado, y ganó el Partido Liberal Democrático, que es el que ya tenía mayoría antes también. Esto significa que la gente parece estar conforme con las medidas adoptadas».