martes 17 de octubre de 2017

Si no es ahora, ¿cuándo?

por

Hoy la palabra refugiados [1] está asociada a crisis. Es un problema para quienes -continentes esta vez, que vendrían a ser como barcos, ¿no?- temen ofrecer su ayuda por miedo a perder bienestar.

Ojalá entendamos que este es el momento de practicar la humanidad, de demostrar lo que el hombre puede hacer por el hombre.

Europa es hoy una incertidumbre. El Estado de Bienestar está en peligro para algunos; para otros, la vida misma.

No entiendo cómo existiendo tanta gente de fe estos temas aún no se resuelven. ¿Qué es la fe al fin del día si no se practica todo el tiempo? ¿De qué sirve proclamarse una buena persona si los temas que ocupan la agenda son, por ejemplo, un programa de TV como el “Bailando…” y una cantidad de tonterías que todos sabemos inventadas para… ¿entretenernos?

Refugiados. Inmigrantes forzados. Personas sin lugar, sin tiempo, sin dignidad. Librados a la suerte de otros hombres que tienen de sobra todo esto que a ellos les falta.

Por enésima vez, termino de ver la película Titanic. La escena en la que unos pocos huyen en barcos de rescate sin detenerse a buscar a los demás, aunque haya lugar de sobra. Todo por miedo a que los náufragos se suban y los terminen hundiendo. Siguieron su camino. Lo demás ya se sabe: almas que perecieron bajo el mar helado y almas que sobrevivieron con la conciencia fría, vacía de humanidad.

Personas sin lugar ni tiempo son también aquellos que miran para otro lado y siguen en barcos navegando hacia vaya a saber qué lugar sin mirar al otro.

Hacer lo que se dice, decir lo que se hace. Animarse a salir de la zona de confort es lo que se necesita para practicar la empatía.

Quienes lo logran son los que se convierten en líderes positivos y, aunque sea uno, como en Titanic, vuelven atrás para ayudar.

Si todos colaboramos un poquito nomás en el día a día, regalando una sonrisa, repensando antes de tomar ciertas decisiones, midiendo el impacto de lo que nuestros actos tienen para el otro, ¿no estaríamos un poquito mejor?

Si no es ahora, ¿cuándo?

[1] De acuerdo con la Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados, un refugiado es una persona que “debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de su país; o que careciendo de nacionalidad y hallándose, a consecuencia de tales acontecimientos fuera del país donde antes tuviera su residencia habitual, no pueda o, a causa de dichos temores no quiera regresar a él”..