viernes 24 de noviembre de 2017

Opinión


Cuando el silencio no es salud, hay que hablar


Quentin Tarantino y Jane Fonda sabían de los abusos sexuales de Harvey Weinstein, pero no dijeron nada. En la misma situación están muchas otras reconocidas personalidades que ahora, al límite del oportunismo, salen con frases como “Ojalá hubiera dicho algo en su momento”.

Pero no lo hicieron. Y a medida que pasan los días, el peso del silencio deja en evidencia que la era de la hipercomunicación no cambia viejos hábitos humanos. ¿Cuándo es el momento oportuno para alzar la voz? ¿Qué tiene que suceder para que el poseedor de información como esta sienta que es el momento adecuado para hablar?

Sí, son temas delicados desde todo punto de vista. Puede que la víctima no quiera hacer público el hecho y puede que, si lo hace, la sociedad la termine estigmatizando. No se busca desde este espacio señalar culpables ni culpas, sino reflexionar sobre la oportunidad de aprendizaje que puede quedar de hechos como este, que obtienen tanta publicidad por involucrar a personas famosas.

Los pequeños abusos de todos los días caben también en esta reflexión: estacionar el auto en el lugar para discapacitados sin serlo; no ofrecer el asiento a una embarazada o persona mayor en el transporte público; tratar mal a otra persona simplemente porque uno está de mal humor y el otro “que se la banque”, o decir groserías a las mujeres que deciden salir a la calle con polleras cortas o shorts, son solo algunos de los ejemplos que se me vienen a la cabeza mientras escribo.

¿Cuándo es el momento oportuno de alzar la voz? Para mí, es en el instante mismo en que uno percibe la cuestión. De buena manera: hay que decir, hay que hablar, hay que hacer notar que lo que uno está viendo no está bien. No me refiero a hacerse el  justiciero, estoy hablando de no ser indiferente.

A riesgo de incluirme en una minoría, creo que no hay que hacer silencio y mirar para otro lado, porque hacerlo es avalar aquello que no queremos que suceda. El que calla otorga dice el dicho siempre vigente.

“Si eres neutral en situaciones de injusticia,
has elegido el lado del opresor.”

Desmond Tutu