domingo 24 de septiembre de 2017

Estufas eficientes: calefacción segura y protección de la salud

María Eugenia Testa por

Entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos por Naciones Unidas, el relativo a Salud y Bienestar (ODS 3), contempla la necesidad de reducir las muertes por enfermedades relacionadas con la contaminación del aire (interior y exterior). En tanto que, mediante el ODS 7 (Energía Asequible y No Contaminante) la ONU propone como meta “Garantizar el acceso universal a tecnologías y combustibles limpios”. El cumplimiento de estas metas evitaría millones de muertes y mejoraría la salud y el bienestar de miles de millones de personas alrededor del mundo, que dependen de tecnologías y combustibles contaminantes para cocinar, calentarse y alumbrarse.

Con la llegada del invierno, se hace evidente que una gran cantidad de hogares carecen de servicios energéticos para enfrentar el frío y poder cocinar. En la Argentina, en diferentes provincias, cerca de 300 mil hogares utilizan como combustible leña o carbón para hacerlo. El caso más dramático es el de Santa Cruz. Como sucede desde hace varios años, al comienzo de la temporada invernal se distribuye carbón mineral proveniente de Yacimientos Carboníferos Fiscales Río Turbio (YCRT) para que las familias de bajos recursos lo utilicen como combustible.

La combustión del carbón y la leña, por lo general, se realiza en estufas con baja eficiencia que generan emisiones dentro del interior de las viviendas y son altamente perjudiciales para la salud. El carbón es el combustible que ejerce un mayor daño sobre la salud humana. Estos contaminantes actúan sobre el sistema respiratorio causando una variedad de efectos adversos.

Para evitar estas afecciones, a nivel internacional se consolidó hace algunos años la Alianza Global Para Estufas Limpias (Global Alliance For Clean Cookstoves), una asociación entre los sectores público y privado para salvar vidas, mejorar la calidad de vida, y combatir el cambio climático. La Alianza promueve el uso de estufas y combustibles limpios para reducir el consumo de combustibles contaminantes y la exposición al humo de estufas, y el desarrollo de una industria global de estufas limpias, que innove constantemente para mejorar el diseño y función y la reducción de los precios.

En Argentina, MMJ SRL, una pequeña empresa nacional y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) han trabajado en el desarrollo y perfeccionamiento de un artefacto multifunción de bajo costo basado en residuos biomásicos como combustible que se está comercializando desde 2006.

Posteriormente, el INTI desarrolló una estufa social de alto rendimiento, que aprovecha de manera más eficiente el combustible y disminuye las emisiones al interior de la vivienda.

Teniendo en cuenta la cantidad de hogares que hoy dependen de la leña e incluso el carbón para la calefacción, es necesario que el Estado les asegure el acceso a energía limpia y la protección de su salud. Es decir, asegurar el cumplimiento de los ODS.  Para ello, debe garantizar el acceso a este tipo de estufas, a la biomasa y a desactivar el reparto de carbón mineral en poblaciones vulnerables, ya que se está exponiendo a un gran riesgo a sectores vulnerables con problemas de acceso a la energía y a la salud.  Como vemos, la tecnología está disponible.