lunes 18 de diciembre de 2017

Consume como piensas, o una filosofía de consumo diferente

La Fundación Knowcosters nació hace más de cuatro años para ofrecer al ciudadano herramientas informativas que le permitan consumir de forma más parecida a su manera de pensar

por

Consumo: otra manera de consumir

MADRID.- De nada vale votar cada cuatro años si votas cada día por lo que hace daño: este es el mensaje de la canción “Dámelo barato”, lanzada por la Fundación Knowcosters a fines del pasado noviembre, en plena vorágine del Black Friday, antesala de la ya omnipresente temporada navideña de compras. El objetivo de esta iniciativa es señalar cómo nuestro consumo da forma a la sociedad en la que vivimos.

La Fundación Knowcosters nació hace más de cuatro años, según su propia página web, para “conseguir mejoras sociales y el mantenimiento del Estado de Bienestar, ofreciéndole al ciudadano herramientas informativas que le permitan consumir de forma más parecida a su manera de pensar”.

Herramientas informativas entre las que destacan el libro Knowcosters: Cuando el low cost es el mal -obra del experto en comunicación y marketing Miguel Conde Lobato, y que además se puede descargar libremente- o el ya mencionado tema musical, que a través de su ritmo desenfadado y estribillo pegadizo pretende llamar la atención del mayor número de gente posible sobre cuestiones que a menudo se pasan por alto.

Todo ello para defender lo que desde Knowcosters definen como Knowcost. Para esta fundación se trata de “una filosofía de consumo que propone consumir como piensas conociendo no sólo los costes visibles del producto (el precio de venta al público) sino también los costes indirectos, que no se ven y que, a la vez, pagamos todos: coste estado de bienestar y coste planeta”.

Según Knowcosters, “cuando los consumidores optamos por un producto, le estamos mostrando nuestro apoyo y, por tanto, también estamos apoyando a la fábrica o empresa que lo produce y al entorno económico y social en que es producido, configurando de forma directa el mundo en el que vivimos. Con nuestro consumo apoyamos la sociedad a la que aspiramos”.

Motivo por el que hay que apostar por un consumo consciente, lo cual significa, a veces, cambiar el producto que habíamos elegido; a veces, consumir menos; a veces, no consumir, pero siempre sabiendo que estamos provocando una reacción en cadena que puede estar cerca o lejos de lo querríamos que sucediese.

+INFO: http://www.fundacionknowcosters.org/